Los quistes ováricos funcionales (quistes benignos que se forman durante tu ciclo menstrual) son sacos lleno de fluido que se forman en el ovario.

La mayoría de estos quistes son pequeños y comúnmente no producen síntomas, a menos que se rompan o se deformen de algún modo.

Si se presentan síntomas, el sitio web de womenshealth.gov nos muestran las siguientes señales de advertencia, las cuales permiten reconocer los quistes ováricos funcionales:

  1. Hinchazón.
  2. Abultamiento.
  3. Dolor en la parte baja del abdomen.
  4. Dolor pélvico.
  5. Dolor leve en la parte baja de la espalda y los muslos.
  6. Problemas al vaciar la vejiga o el intestino.
  7. Dolor al tener relaciones sexuales.
  8. Aumento de peso inexplicable.
  9. Dolor durante el período menstrual.
  10. Sensibilidad en los senos.
  11. Necesidad de orinar más a menudo.

Conoce más: Quistes en el páncreas, ¿debo preocuparme o no?

Datos que debes recordar sobre los quistes ováricos funcionales

Cada mes, durante tu ciclo menstrual, crece un folículo (donde el óvulo se está desarrollando) en el ovario. Casi todos los meses se libera un óvulo de este folículo, proceso conocido como ovulación. Si el folículo no logra abrirse y liberar un óvulo, el líquido o fluido permanece dentro del folículo y forma un quiste, al cual se le denomina quiste folicular.

Otra clase de quiste, llamado quiste del cuerpo lúteo, aparece después de que un óvulo es liberado de un folículo. Los quistes de este tipo a menudo contienen una pequeña cantidad de sangre.

Los quistes ováricos funcionales son más comunes a lo largo de la edad reproductiva de la mujer, desde la pubertad hasta la menopausia, siendo menos comunes después de esta última.

Asimismo, tomar fármacos para la fecundidad puede dar lugar a la formación de múltiples quistes (de gran tamaño) en los ovarios, afección llamada síndrome de hiperestimulación ovárica. Usualmente, los quistes desaparecen después de la menstruación de una mujer o al término de un embarazo.

Por último, los quistes ováricos funcionales no son lo mismo que los tumores (causados por cáncer) o los quistes de ovario debidos a afecciones relacionadas con las hormonas, como el síndrome de ovario poliquístico.

 

Vía: Health Day News / Medline Plus