Como si el comienzo de un nuevo año escolar no fuera lo suficientemente estresante, muchos adolescentes pueden notar que su acné empeora cuando comienzan las clases, afirma un médico de la piel.

Durante las vacaciones de verano, el acné de los adolescentes a menudo disminuye porque tienen menos estrés y más exposición al sol, pero podría recrudecerse ahora que han vuelto a la escuela, explicó el doctor David Shupp, dermatólogo en el Penn State Health Medical Group.

“Un adolescente a menudo se siente solo cuando sufre de granos vergonzosos”, dijo Shupp.

“Debido a que el acné es causado principalmente por los niveles de hormonas, la condición a menudo comienza en la pubertad y desaparece a fines de los 20″, agregó. “Las niñas son más susceptibles que los niños al acné relacionado con las hormonas”.

Para los adolescentes con acné leve, el primer paso es probar cremas, geles o lociones de venta libre aplicados directamente en las áreas afectadas. Los adolescentes con otras afecciones de la piel, como eccema o psoriasis, deben consultar a su médico antes de usar medicamentos para el acné que se venden sin receta, aconsejó Shupp.

Los medicamentos para el acné de venta libre más comunes contienen:

  • Peróxido de benzoilo, que mata las bacterias, ayuda a eliminar el exceso de grasa en la piel y reduce la inflamación.
  • Ácido salicílico, que seca el exceso de aceites y funciona mejor para los puntos negros y los puntos blancos.
  • Adapalene, que previene la obstrucción de los folículos capilares y está disponible sin receta en 0.1 por ciento de eficacia.

Conoce más: 3 enemigos de una piel saludable

“Si los medicamentos de venta libre no brindan suficiente alivio del acné, es hora de discutir los medicamentos recetados con un dermatólogo o un médico de familia”, sugirió Shupp.

Los tratamientos para el acné con receta incluyen:

  • Retinoides más fuertes, como Retin-A. Estos se encuentran entre los medicamentos tópicos más efectivos, pero pueden deshidratar más la piel que las opciones sin receta.
  • Antibióticos. Se pueden administrar por vía oral o mediante un gel tópico o crema para eliminar el exceso de bacterias. Los antibióticos tópicos a menudo se combinan con peróxido de benzoilo para maximizar la efectividad y reducir el riesgo de resistencia a los antibióticos.
  • Tratamientos hormonales. Afectan el equilibrio de las hormonas que causan el acné y generalmente se prescriben para complementar los medicamentos tópicos o antibióticos en mujeres jóvenes.
  • Isotretinoína. Es un poderoso derivado de la vitamina A que se usa para tratar el acné severo que no responde a otros medicamentos. Los efectos secundarios potenciales incluyen defectos de nacimiento, por lo que las mujeres adolescentes y adultas que toman este medicamento oral deben someterse a pruebas de embarazo mensuales.

No uses medicamentos para el acné prescritos para otra persona, subrayó Shupp.

Además del tratamiento, hay una serie de cosas que los adolescentes pueden hacer para reducir su acné, añadió:

  • Limpia suavemente la piel afectada dos veces al día. Evita restregarla, ya que puedes dañarla y agravar el problema de acné. No uses productos abrasivos.
  • Usa cosméticos sin aceite, protector solar, humectante y productos para el cabello. Están etiquetados como “no comedogénicos”.
  • Mantén las manos y el cabello alejados de tu cara para reducir la transferencia de aceite. No exprimas lo barros ni las espinillas, ya que esto puede causar cicatrices permanentes.

 

Vía: Health Day News