Convertirse en padre de familia puede llegar a representar la alegría más grande en la vida de mujeres y hombres por igual. No obstante, siempre es mejor estar preparados para que la llegada de un primer o segundo hijo no repercuta en la salud ni en el bienestar de la pareja.

Aunque la mayoría de las personas piense que la llegada de un segundo hijo no representa mayor dificultad para una pareja que ya experimentó el arribo de un menor, estudios muestran que en estos casos también se necesita un “periodo de ajuste”.

Conoce más: 4 diferencias entre el segundo embarazo y el primero

Cuando se pasa de ser una familia de 3 a una familia de 4, es necesario que los padres tomen en cuenta que se requerirán bastantes ajustes.

Consejos

Para ayudar a que este periodo de ajuste sea menos complicado, expertos en salud recomiendan seguir algunos consejos:

1. Paciencia.- Para la mayoría de parejas que experimentan la llegada de un segundo hijo, el primer mes suele ser el más difícil, según estudios. Sin embargo, en un plazo de aproximadamente 4 meses, la calidad del matrimonio debería haber vuelto a ser la misma que antes del nacimiento del segundo hijo, detallan las mismas investigaciones.

2. Comunicación.- Al igual que en diversos aspectos del matrimonio, una adecuada comunicación es clave, coinciden expertos. Más que dividir las responsabilidades en el cuidado de los hijos, es importante que los padres hablen y acuerden entre ellos claramente quién hará qué cosa, además de trabajar juntos para encontrar soluciones a los problemas que surjan.

3. Respaldo.- Contar con una red de respaldo compuesta por familiares y amigos ayuda a que una pareja pueda afrontar de mejor manera la expansión de su familia, sin descuidar la salud del primer hijo o ellos mismos.

4. Experiencia.- Los especialistas aconsejan que los padres se dejen guiar por su experiencia previa en el cuidado de su primer hijo, ya que haber explorado la paternidad y la maternidad la primera vez puede darles la confianza que necesitan para ampliar su familia.

5. Planificación.- Tener cierta planificación por adelantado sobre cómo se las arreglará la pareja después de la llegada del segundo bebé hará que el proceso de convertirse en una familia de 4 sea más sencillo. Según estudios, encontrar formas de manejar la logística de un nuevo bebé y de ayudar al primer hijo a ajustarse al nuevo miembro de la familia también ayudará a aliviar el estrés que ambos integrantes de la pareja podrían llegar a sentir.

 

Vía: Health Day News