,

Desde hace tiempo se sabe que las bebidas azucaradas ayudan a las personas a acumular kilos no deseados. Pero una nueva investigación publicada hace poco en la revista científica BMJ sugiere que los refrescos endulzados, las bebidas deportivas y hasta el jugo de fruta al 100% podrían aumentar el riesgo de algunos tipos de cáncer.

El estudio no pudo probar causa y efecto, pero encontró que beber tan poco como 90 a 120 ml de bebidas azucaradas por día se relacionó con un aumento del 18% en el riesgo general de cáncer.

El equipo de investigación francés encontró que entre las mujeres, un nivel de consumo similar estuvo vinculado a un aumento del 22% en el riesgo de cáncer de mama.

Un portavoz de la American Cancer Society (ACS) dijo que los hallazgos deberían alentar a los consumidores a detenerse, porque la obesidad es un factor de riesgo conocido para el cáncer.

«Gran parte de la investigación sobre las bebidas azucaradas y el cáncer se ha relacionado con la obesidad», acotó Colleen Doyle, directora general de nutrición y actividad física de la ACS. «En general, es una buena idea reducir cualquier bebida azucarada», aconsejó.

Descubriendo la relación entre bebidas azucaradas y cáncer

El nuevo estudio fue dirigido por Mathilde Touvier, directora de investigación de epidemiología nutricional de la Universidad de París (Francia). Su equipo recopiló datos sobre más de 100,000 hombres y mujeres franceses, con una edad promedio de 42 años, que participaron en un estudio nacional.

Los participantes respondieron preguntas sobre un total de 3,300 alimentos y bebidas diferentes que consumieron cada día, y fueron monitoreados por hasta nueve años (desde 2009 hasta 2018).

El trabajo descubrió vínculos entre el consumo de bebidas azucaradas y el riesgo de cáncer en general, y específicamente para el cáncer de mama. Los investigadores no encontraron asociación entre las bebidas azucaradas y los cánceres de próstata o colon, pero los autores subrayaron que muy pocas personas en el estudio desarrollaron estos tipos de cáncer como para que el hallazgo fuera definitivo.

La investigación no reveló vínculos entre los refrescos de dieta y otras bebidas endulzadas artificialmente y el cáncer, aunque se necesitan más estudios para confirmar eso, señalaron los autores.

Según los científicos, la conexión entre las bebidas azucaradas y el cáncer siguió siendo la misma, incluso después de que el equipo ajustara por edad, sexo, nivel educativo, antecedentes familiares de cáncer, tabaquismo y actividad física.

Conoce más: Bebidas azucaradas, nocivas para los niños pequeños

¿Cuál es la conexión?

Entonces, ¿por qué la conexión? Según el equipo de Touvier, las bebidas altas en calorías pueden aumentar el riesgo de cáncer porque el azúcar ayuda a aumentar la grasa corporal, además de elevar los niveles de azúcar en la sangre y la inflamación, todos los cuales son factores de riesgo para el cáncer.

También es posible que los químicos que se encuentran en estas bebidas tengan un papel en el aumento del riesgo de cáncer, según los investigadores.

Samantha Heller, nutrióloga clínica senior del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York y ajena al estudio, dijo no estar sorprendida por los hallazgos.

«¿Realmente necesitamos más pruebas de que el consumo regular de bebidas azucaradas no es saludable?» apuntó Heller. La experta subrayó que, durante décadas, estas bebidas se han relacionado con enfermedades como la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón.

Agua y más agua

Por otro lado, «la mayoría de nosotros deberíamos estar bebiendo mucha más agua», enfatizó Heller. «Estar mal hidratado puede afectarnos de manera sorprendente. Puede afectar nuestras habilidades de manejo, habilidades cognitivas, estado de ánimo, niveles de energía, riñones, función gastrointestinal, apariencia y más».

Mathilde Touvier, la autora del estudio, estuvo de acuerdo.

«La única bebida recomendable es el agua», precisó. La investigadora apoya los esfuerzos públicos para alejar a las personas del hábito de los refrescos y los jugos.

Los resultados de su equipo respaldan «las recomendaciones nutricionales existentes para limitar el consumo de bebidas azucaradas, incluidos los jugos de frutas al 100%, así como acciones políticas como impuestos y restricciones de comercialización dirigidas a las bebidas azucaradas», mencionó Touvier.

Y el agua no tiene que ser aburrida, agregó Heller.

«Juega con una infusión de agua con menta, albahaca, pepino o rodajas de fresa y limón. Llena una jarra con agua y agrega tus tés de hierbas favoritos como baya, vainilla o menta, y enfría en el refrigerador», sugirió.

 

Vía: Health Day News