Con la vida agitada actual, son más las madres que deben dejar a sus bebés con una niñera. Si bien resulta una situación difícil para las mamás, los pequeños también la pasan mal, especialmente tras los ocho meses de vida.

La mayoría de los bebés comienzan a tener ansiedad de separación cuando tienen entre 8 y 12 meses de edad, con un pico de entre 1 y 2 años de edad.

La ansiedad por separación ocurre, con frecuencia, una vez que el bebé comprende la idea de la permanencia del objeto: sólo hay uno de ustedes y cuando no puede verlo, se ha ido.

La principal causa de este malestar es que el menor no entiende cuándo volverás, mucho menos si lo harás. Aunque se trata de una etapa de desarrollo común, es importante encontrar la manera de reducir el estrés que la separación le provoca al bebé.

Conoce más: Perros podrían reducir niveles de ansiedad en los niños

Recomendaciones

  1. Usa la rutina a tu favor. Los niños se sienten más seguros cuando saben qué esperar.
  2. Establece un tono positivo para la separación. Cuando dejas que tu ansiedad se manifieste a través de tu expresión facial, el pequeño puede preocuparse y compartir dichos sentimientos.
  3. Identifica y evita los desencadenantes de ansiedad. Presta atención a los días en los que el menor tiene más problemas para separarse. Mira los eventos recientes para ver si hay un hilo común.
  4. Ofrécele un juguete o actividad. Antes de partir, dale a tu bebé su juguete favorito.
  5. Cuando sea hora de irte, solo vete. Dale un adiós amoroso y confiado, luego simplemente sal, sugiere la revista Parenting.

 

Vía: Kids Health