Ya sea por moda o por sus beneficios, la leche de avena se ha convertido en una de las favoritas. Se trata de una alternativa vegetal para un producto que tradicionalmente era de origen animal, con grandiosas propiedades para el organismo. A decir de especialistas, es un alimento rico en fibra soluble, comparable a otras alternativas lácteas en cuanto a contenido de azúcar, pero relativamente alta en carbohidratos y calorías.

Información nutricional

Una taza de leche de avena proporciona:

  • 130 calorías.
  • 2.5 g de grasa total.
  • 0 g de grasas saturadas.
  • 2 gr de fibra.
  • 4 gr de proteína.
  • 35% de la ingesta diaria recomendada de calcio.
  • 25% de la ingesta diaria recomendada de vitamina D.

La ciencia ha respaldado su eficacia para mejorar la salud. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Lund, en Suecia, publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, el consumo de leche de avena ayuda a disminuir los niveles de colesterol total. Desde el punto de vista ecológico, también brinda beneficios. ¿Sabías que las almendras requieren 6 veces más agua para crecer que la avena?

Conoce más: 5 deliciosas formas de comer avena

En cuanto al aspecto nutricional, y como es el caso con la mayoría de los alimentos procesados, lo ideal es comer el producto original y entero, con el fin de aprovechar la mayor parte de la fibra y la proteína.

“La leche de avena es una buena opción para cualquier persona alérgica o intolerante a productos lácteos o frutos secos, así como para aquellos que buscan limitar las grasas saturadas en sus dietas”, aseguró la dietista Kelly Jones.

 

Vía: Hola Doctor