Si bien los problemas de la vista afectan a personas de todas las edades, durante la infancia suelen provocar mayores problemas de rendimiento y bienestar, según expertos oculares. A decir de especialistas del Centro Nacional de la Vista y la Salud de los Niños de Prevent Blindness, las afecciones relacionadas con los ojos pueden llevar a retrasos en el desarrollo, así como a problemas de aprendizaje y pérdida de la vista.

“La buena noticia es que muchos problemas de la vista en los niños se pueden tratar de forma exitosa si se detectan pronto”, señaló Hugh Parry, presidente y director ejecutivo de Prevent Blindness.

Aunque parezca sorprendente, los problemas de la vista afectan a uno de cada 20 niños en edad preescolar —aproximadamente— y a una cuarta parte de los niños en edad escolar.

¿Qué hacer para evitarlo?

Es esencial que los niños reciban evaluaciones regulares de la vista. Esto se debe hacer sin importar que los menores no estén experimentando algún problema de la vista. En caso de que así sea, es necesario un examen integral de los ojos por parte de un optómetra u oftalmólogo.

Conoce más: 8 mitos y realidades sobre la vista de tu hijo

¿Cuáles son las afecciones que afectan a los pequeños?

Aunque los niños no suelen quejarse sobre la vista, muchos de ellos podrían padecer miopía, un problema para ver de lejos, e hipermetropía, la dificultad para ver de cerca. Otros problemas comunes son:

  1. Ambliopía. Se trata de la principal causa de pérdida de la vista en los niños. En la mayoría de casos, los ojos de los niños no tienen un alineamiento adecuado, o un ojo no enfoca igual de bien que el otro. Si no se trata, el ojo más débil puede sufrir una pérdida de la vista imposible de corregir.
  2. Estrabismo. Acontece cuando los músculos de los ojos no están alineados y no funcionan juntos de forma adecuada. Si no se trata, puede conducir a ambliopía y pérdida de la vista.
  3. Astigmatismo. Ocurre cuando la córnea o lente del ojo tiene una forma irregular. Si no se corrige, puede provocar vista borrosa a cualquier distancia.

Recuerda llevar a tus hijos con un oftalmólogo siempre que tengas la oportunidad. Los problemas de la vista pueden ser hereditarios, pero no siempre es el caso. Pregunta a los pequeños de tu hogar sobre su vista, con el fin de detectar cualquier anomalía.

 

Vía: Health Library