alergia-polvo-iYa te hemos dado algunos consejos para evitar ciertas alergias, como las estacionales en las que se recomienda, por ejemplo, mantenerse en interiores cuando los niveles de polen sean altos.

Sin embargo, estas reacciones del sistema inmunológico pueden suceder por numerosos factores como el polvo y los ácaros que se desarrollan en él, afectando a muchas personas. Por sus características, es posible que estén presentes en cualquier lugar de la casa, por ejemplo, en tu cama, tus alfombras y tus muebles tapizados.

Para evitar los síntomas de alergia (que por lo regular se presentan en la nariz, pulmones, garganta, oídos y ojos) y que el problema evolucione hacia una enfermedad peor, es recomendable que vayas con un especialista.

Sólo él te podrá dar un diagnóstico exacto para controlar este padecimiento y te ayudará a identificar los elementos que pueden estar provocando una alergia.

No obstante, también hay algunas cosas que puedes hacer en casa para ayudarte.

Por ello, la Academia Americana de Asma, Alergias e Inmunología da algunas sugerencias para minimizar este incómodo problema.

Es indispensable que elimines el polvo de tu dormitorio, considera que es un espacio en el que pasarás al menos ocho horas.

Coloca en tu colchón una cubierta a prueba de alérgenos, asimismo, emplea estás fundas en tus almohadas y en todo elemento de tu cama que no sea lavable o, bien, que no se pueda asear con regularidad.

Lava la ropa de cama, como sábanas y colchas cada seman, hazlo con agua caliente y procura secarla también con aire a una temperatura alta.

Utiliza algún aparato, como un deshumidificador que te permita controlar la humedad de tus espacios.

Si te es posible, quita tus alfombras y en su lugar utiliza tapetes que puedas lavar.

Vía: HealthDay News, Academia Americana de Asma, Alergias e Inmunología.