, ,

Fumar, tener diabetes, padecer presión arterial alta: todo eso es malo para el corazón, pero tal vez sea peor para los corazones de las mujeres que para los de los hombres; así lo revela una investigación reciente publicada en la revista The BMJ.

Al observar datos de 472,000 británicos de entre 40 y 69 años de edad, los investigadores hallaron que estos tres factores de riesgo de enfermedad cardíaca aumentaron las probabilidades de ataque al corazón en ambos sexos, pero el aumento en el riesgo fue incluso mayor para las mujeres que para los hombres.

Por ejemplo, si bien los fumadores varones tenían más del doble de riesgo de ataque cardíaco que los hombres que nunca habían fumado, las mujeres fumadoras tenían más del triple de riesgo de ataque cardíaco que las que nunca lo habían hecho, según el estudio.

La misma tendencia se mantuvo para la presión arterial alta y la diabetes, según el equipo dirigido por Elizabeth Millett de la Universidad de Oxford, en Reino Unido. La presión arterial alta se relacionó con un riesgo 80% mayor de ataque cardíaco en las mujeres que en los hombres; la diabetes tipo 1 se asoció con un riesgo casi tres veces mayor en las mujeres que en los hombres; y la diabetes tipo 2 con un 47% más de riesgo en las mujeres que en los varones.

Un factor de riesgo, el sobrepeso u obesidad, se asoció con aumentos similares en el riesgo de ataque cardíaco en ambos sexos, reportaron los investigadores.

“En general, más hombres experimentan ataques cardíacos que las mujeres”, señaló Millett, epidemióloga del George Institute for Global Health de Oxford, en un comunicado de prensa de la universidad. “Sin embargo, varios factores de riesgo importantes aumentan más el riesgo en las mujeres que en los hombres, por lo que las mujeres con tales factores experimentan una desventaja relativa”.

Conoce más: Lo que las mujeres deben saber sobre el accidente cerebrovascular

Dos cardiólogos en los Estados Unidos dijeron que los hallazgos resaltan que la enfermedad cardíaca no es ciertamente una enfermedad “exclusiva de los hombres”.

“Lo que hace que este estudio sea importante es que más de la mitad de la población estudiada era femenina; la mayoría de los estudios cardiovasculares tienen mayoría masculina”, indicó el doctor Satjit Bhursri, del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York.

“También es cierto que las mujeres tienen menos probabilidades de obtener intervenciones de detección y prevención similares a las de los hombres”, mencionó. “Este estudio revela la importancia de que la detección de enfermedades cardiovasculares sea universal, al igual que los resultados”.

Por su parte, la doctora Cindy Grines, jefa de cardiología en el Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York, enfatizó que la enfermedad cardíaca sigue siendo la causa de muerte número 1 enre las mujeres estadounidenses, especialmente porque los efectos naturales cardioprotectores del estrógeno desaparecen después de la menopausia.

Por ello, el nuevo estudio apunta a que “los factores de riesgo tradicionales como la hipertensión arterial, el tabaquismo y la diabetes deben abordarse lo antes posible”, incluso antes de la menopausia, subrayó Grines.

Millett estuvo de acuerdo: “Estos hallazgos resaltan la importancia de aumentar la conciencia sobre el riesgo de ataque cardíaco que enfrentan las mujeres y de asegurar que tanto las mujeres como los hombres tengan acceso a tratamientos basados ​​en recomendaciones para la diabetes y la presión arterial alta, así como recursos para ayudarlos a dejar de fumar”, concluyó.

 

Vía: Health Day News