Las pequeñas siestas durante las tardes siempre son bienvenidas y, según un reciente estudio, ahora lo son más. Pues se encontró que las personas mayores podrían beneficiar su función cerebral con ellas.

Tomar una siesta de apenas 1 hora al día ha sido asociada con una mejora en la memoria y en la capacidad de pensar con claridad en las personas mayores, según los resultados de un estudio llevado a cabo en pacientes chinos.

De acuerdo con la investigación, publicada en la revista Journal of the American Geriatrics Society, las personas que tomaron una siesta de 60 minutos después del almuerzo, tuvieron un mejor rendimiento en pruebas de función cerebral, comparado con aquellas que no realizaron la siesta.

Conoce más: ¿Por qué tomar una siesta en el trabajo mejora nuestra productividad?

Sin embargo, este resultado solo se notó en aquellos pacientes que durmieron durante 60 minutos, pues las personas que durmieron menos o más de 1 hora presentaron los mismos resultados que los de los pacientes que no tomaron la siesta.

Incluso, destacaron los investigadores, los participantes del estudio que no tomaron una siesta, o la hicieron más corta o más larga de 1 hora, sufrieron una reducción de sus habilidades mentales que fue hasta 6 veces mayor que los que sí tomaron la siesta de 60 minutos.

En las conclusiones, Junxin Li, investigadora líder del estudio, destacó que si bien el estudio encontró una asociación entre una siesta de 1 hora por la tarde y unas habilidades mentales más agudas, no se pudo demostrar una relación de causalidad, por lo que se seguirá investigando.

   

Vía: Health Library