osteoporosisUno de los principales factores de riesgo para desarrollar osteoporosis es no recibir suficiente calcio en la dieta diaria.

Dado que los productos lácteos son una fuente importante de calcio, se puede asumir que las personas con intolerancia a la lactosa podrían estar en mayor riesgo de osteoporosis.

Investigaciones para explorar el papel de la intolerancia a la lactosa en la ingesta de calcio y salud ósea, han producido resultados contradictorios. En cualquier caso, las personas con esta afección deben seguir las mismas estrategias básicas para mantener los huesos sanos.

Una dieta balanceada, rica en calcio y vitamina D, es importante para la salud de los huesos. Estudios han demostrado que personas con intolerancia a la lactosa, pueden disminuirla introduciendo gradualmente productos lácteos a su dieta.

Las fuentes alimenticias de vitamina D incluyen yemas de huevo, aceite de pescado, pescado de agua salada, hígado, margarina fortificada y cereales para el desayuno.

Conoce más: Dieta rica en vitamina D previene osteoporosis

Existen otras formas de cuidar tus huesos, te contamos algunas de ellas.

  1. Ejercicio. Al igual que el músculo, el hueso es un tejido vivo que responde al ejercicio fortaleciéndose. El ejercicio regular, como caminar, puede ayudar a prevenir la pérdida ósea y, al mejorar el equilibrio y la flexibilidad, se puede reducir la probabilidad de caídas y fracturas de huesos.
  2. Estilo de vida saludable. Las mujeres que fuman tienden a pasar por la menopausia más temprano, lo que desencadena la pérdida ósea. Además, los fumadores pueden absorber menos calcio de sus dietas.  Los que beben en exceso son más propensos a la pérdida de masa ósea y a las fracturas.
  3. Examen de densidad ósea. Este estudio seguro e indoloro puede detectar la osteoporosis antes de que ocurra una fractura ósea. Las personas con intolerancia a la lactosa deben hablar con sus médicos sobre este tipo de prueba.
  4. Medicación. Al igual que la intolerancia a la lactosa, la osteoporosis no tiene cura. Sin embargo, varios medicamentos están disponibles para la prevención y/o tratamiento de la enfermedad.
  5. Tomar el sol. La vitamina D es importante para la absorción de calcio, y puede obtenerse a través del sol. Es importante evitar exponerse a los rayos UV cuando el sol está en su punto más alto y fuerte.

 

Vía: National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIH)