Por años se ha creído que la música clásica, especialmente la de Wolfgang Amadeus Mozart, tiene el poder de aumentar la inteligencia de los niños, toda vez que las madres embarazadas utilizan esta técnica para incrementar el coeficiente intelectual de sus hijos.

Lamentablemente, esto no es del todo cierto. De acuerdo con el doctor en neurociencias, Eduardo Garza Villarreal, existen estudios que han desmentido esta idea que aún se mantiene “para hacer negocio”.

“Se decía que aumentaba el IQ, (…) por eso se le llamaba el efecto Mozart. Pero se comprobó que eso no te dotaba de inteligencia o hacía más inteligentes a los niños. Lo que se descubrió con estudios es que al escuchar música aumentan tus habilidades de concentración, por eso puedes hacer cálculo, pero eso sucede con cualquier tipo de música placentera, es decir, que sea de tu agrado”, dijo.

Esto no quiere decir que la música no aporte beneficios a la salud. Ciertamente, no puede incrementar el nivel de inteligencia, pero sí ayuda a mejorar la calidad de vida, al brindar felicidad, mejorar la concentración, reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, según el investigador en Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”.

Conoce más: ¿Cuál es la mejor música para concentrarse en el trabajo?

De igual forma, se han encontrado efectos positivos en pacientes con Parkinson y Alzheimer. En este tipo de casos, la música se introduce en forma de musicoterapia, con el fin de reducir ciertos síntomas.

Considera que, más allá de los resultados que brindan estas investigaciones, la música puede ser una buena herramienta de aprendizaje. Si quieres incorporarla a la educación de tus hijos, asesórate con un experto y sácale el máximo provecho.

 

Vía: Notimex