¿Eres de las personas que tienen las manos y los pies fríos en todo momento? Es posible que tengas Raynaud, una afección que provoca espasmos vasculares ante temperaturas frías o emociones fuertes, de acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

“Cuando esto ocurre, la sangre no puede llegar a la superficie de la piel y las áreas afectadas se vuelven blancas y azules. Cuando el flujo sanguíneo regresa, la piel se enrojece y tiene una sensación de palpitación u hormigueo. En casos severos, la pérdida del flujo sanguíneo puede causar llagas o muerte de los tejidos”, señaló el portal de información médica.

Existen dos niveles de enfermedad: la primaria, en la que no hay otros síntomas o afecciones cuando ocurre el enfriamiento de manos, pies, orejas y nariz —en la mayoría de los casos, aparece en mujeres menores de 30 años—; y la secundaria, causada por enfermedades de las arterias, medicamentos que producen estrechamiento arterial, artritis y afecciones autoinmunes. En este último nivel se produce dolor.

El tratamiento depende de la gravedad de los síntomas y de la presencia de una enfermedad subyacente. El Raynaud primario se puede manejar con modificaciones en el estilo de vida, como evitar la exposición al frío, dejar de fumar, detener los medicamentos que causan la constricción de los vasos sanguíneos, evitar la cafeína y hacer ejercicios para mejorar el flujo de la sangre. En cuanto al tipo secundario, se requieren medicamentos que traten la condición asociada.

Conoce más: Cuida las uñas de tus manos y tus pies de forma segura

Otras recomendaciones

A menudo, las extremidades frías son una respuesta natural del cuerpo para regular la temperatura corporal, por lo que no deberían ser motivo de preocupación. Si es frecuente y experimentas cambios en el color de la piel, debes visitar a un médico. Un experto puede determinar si existe un problema con la circulación de la sangre o los nervios. 

 

Vía: Hola Doctor/ Mayo Clinic