Este es un recordatorio que muchos hijos quieren hacerle a mamá y papá: Controlen su tiempo de uso del teléfono y dispositivos móviles.

Lo anterior es una de las cosas que, actualmente, más les gustaría a los niños pedirles a sus padres, según una encuesta sobre reglas y expectativas tecnológicas dentro de las familias.

Para comprender mejor el «estira y afloja» entre padres e hijos respecto a sus dispositivos electrónicos, investigadores de la Universidad de Michigan y la Universidad de Washington, ambas en Estados Unidos, le preguntaron a 249 familias con niños de entre 10 y 17 años sobre las reglas de uso de estos aparatos en su hogar.

De especial interés fueron las expectativas de los niños sobre cómo sus padres utilizan estas tecnologías.

Al igual que los papás y mamás, muchos niños sintieron que no debería haber tecnología en ciertas situaciones, como por ejemplo durante las comidas o cuando intentan tener una conversación con mamá o papá.

Los menores también dijeron querer que sus padres practiquen lo que predican. Por ejemplo, que NO envíen mensajes de texto mientras conducen, incluso cuando estén detenidos en una luz roja de semáforo.

Conoce más: ¿Por qué socializar cara a cara es mejor y más divertido sin tu smartphone?

Lo anterior también incluyó «NO compartir demasiado» en redes sociales. Los niños de la encuesta dijeron que sus padres no deberían sentirse libres de publicar lo que ven como información «aceptable» sobre ellos sin su consentimiento.

«Tanto niños como padres expresaron hasta un doble de preocupación porque miembros de la familia hayan compartido información personal sobre ellos en Facebook y otras redes sociales sin permiso», destacó Sarita Schoenebeck, investigadora y profesora asistente en la Escuela de Información de la Universidad de Michigan.

La experta resaltó que muchos niños dijeron haber considerado ese contenido embarazoso y se sintieron frustrados cuando sus padres continuaron haciéndolo.

En general, los menores subrayaron que deseaban que sus padres redujeran su tiempo de uso de dispositivos tecnológicos, se volvieran más moderados al utilizarlos y tuvieran más equilibrio con esa y otras actividades.

Los padres de la encuesta tendieron a no preocuparse por las diferentes reglas, ya fueran para padres o para hijos. Sin embargo, los niños vieron eso como un comportamiento «hipócrita». También dijeron que era más fácil seguir las reglas cuando se aplicaban a padres e hijos por igual.

Asimismo, los niños indicaron que las reglas familiares sobre uso de tecnología funcionan mejor cuando son creadas con el aporte tanto de padres como de hijos.

Así que papá y mamá, no se hagan de oídos sordos y escuchen a sus hijos, y siempre pongan el ejemplo. Recuerden que no es saludable enajenarse con la tecnología, y menos si hay pequeñitos (y no tan pequeñitos) de por medio.

 

Vía: Health Day News