, ,

El VPH, o virus del papiloma humano, es la infección de transmisión sexual más común, causando millones de casos nuevos cada año.

Si bien la mayoría de las personas pueden eliminar el virus por sí mismas, ciertas cepas del VPH pueden provocar cáncer años después de la exposición. De hecho, los cánceres relacionados con el VPH afectan a más de 30,000 personas cada año.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) estiman que estos números podrían reducirse en gran medida si todos los niños recibieran la vacuna contra el VPH, que ataca a las cepas del virus más asociadas con el cáncer. Pero no hay suficientes niños que estén recibiendo esta forma importante de prevención del cáncer.

Cánceres causados ​​por el VPH

  • Cáncer cervical, vaginal y vulvar en mujeres.
  • Cáncer de pene en hombres.
  • Cáncer de garganta y anal en ambos sexos.

Conoce más: La vida en familia y un menor riesgo de cáncer

La vacuna, aprobada por primera vez en Estados Unidos en 2006, puede prevenir hasta el 90% de estos cánceres y las verrugas genitales, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de dicho país.

Pese a la efectividad de la vacuna y su historial de seguridad —más de 80 millones de dosis se han administrado de manera segura—, los conceptos erróneos siguen impidiendo que muchos padres vacunen a sus hijos. Algunos piensan que la vacuna no es necesaria si su todavía no es sexualmente activo, que los niños no lo necesiten o que conduzca a un aumento de la actividad sexual entre los adolescentes, nada de lo cual es cierto.

La vacuna es más efectiva cuando se administra entre los 11 y los 12 años. A esta edad, implica dos dosis, con una diferencia de seis a 12 meses. Para niños mayores y adultos, se administran tres dosis durante seis meses.

Habla con el pediatra de tu hija o hijo para que le realice una evaluación y te diga si está lista o listo para la vacuna contra el VPH.

Para los adultos que no recibieron la vacuna cuando eran niños, es importante tener en cuenta que, en el 2018, la FDA extendió el límite de edad hasta los 45 años tanto en hombres como en mujeres; así de fuerte es actualmente esta medida preventiva.

 

Vía: Health Day News