A lo largo de los años se han llevado a cabo numerosos estudios en donde se ha comprobado que la leche materna ofrece un elevado número de beneficios a la salud integral de los recién nacidos, y no es la excepción en el caso de los bebés prematuros.

Se considera que un bebé es prematuro cuando nace antes de la semana 37 del embarazo. Esta condición aumenta el riesgo de que los pequeños desarrollen diversos problemas de salud a largo plazo, por lo que sus cuidados son mayores.

Uno de los potenciales problemas que enfrentan los bebés prematuros tiene que ver con su desarrollo cerebral. Ya que tienen un mayor riesgo de tener problemas a largo plazo con el pensamiento y el aprendizaje.

Conoce más: Cuidados y necesidades básicas de los bebés prematuros

Expertos en salud consideran que el nacimiento prematuro afecta a la materia blanca del cerebro, la cual se encarga de ayudar a las células cerebrales a comunicarse entre sí.

Ahora, un reciente estudio encontró que el consumo de leche materna puede ayudar a combatir este problema.

El papel de la leche materna

Según la investigación, que fue publicada en la revista especializada NeuroImage, amamantar a los bebés prematuros podría fomentar su desarrollo cerebral.

Los resultados indican una mejor conectividad entre las células cerebrales en los bebés prematuros que fueron amamantados, en comparación con quienes fueron alimentados con fórmula.

“Nuestros hallazgos sugieren que el desarrollo cerebral en las semanas tras el nacimiento prematuro mejora en los bebés que reciben unas mayores cantidades de leche materna”, compartió James Boardman, director del Laboratorio de Investigación Jennifer Brown en la Universidad de Edimburgo, en Escocia.

Las madres de bebés prematuros deben proveer leche materna mientras su bebé está en cuidados neonatales si pueden hacerlo y si el bebé está suficientemente bien como para recibir leche. Eso podría dar a sus hijos la mejor oportunidad de un desarrollo cerebral sano”, destacó.

Durante el estudio, los bebés que fueron exclusivamente amamantados durante al menos un 75% del tiempo durante su estadía hospitalaria tenían una mayor conectividad cerebral. Mientras más tiempo lactaron los bebés, mejores fueron los cambios en su cerebro, concluyeron los investigadores.

 

Vía: Health Day News