,

Además de ser ricos en antioxidantes, los frutos secos —almendras, avellanas, cacahuetes, castañas, nueces, semillas de girasol, entre otras— tienen algo en común: son alimentos energéticos, así como una excelente opción para prevenir problemas cardiovasculares y la muerte prematura en personas con diabetes de tipo 2.

De acuerdo con un estudio reciente de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, existe una asociación entre comer frutos secos y un menor riesgo de enfermedad cardiovascular en personas que padecen diabetes

Es sabido que, con el tiempo y un estilo de vida deficiente, la diabetes puede causar problemas serios, como daños en la visión, los nervios, los riñones, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales e incluso amputaciones.

A decir de esta investigación, este tipo de productos naturales ofrecen muchos beneficios para la salud, al ser ricos en vitamina E, fibra, magnesio, calcio, potasio y ácidos grasos insaturados.

Conoce más: Frutos secos y semillas, saludables para el corazón

Recomendaciones

Según los investigadores, las personas con diabetes tipo 2 que consumían 5 porciones de frutos secos por semana tenían un riesgo 17% menor de enfermedad cardiovascular y un riesgo 34% menor de muerte debido a esta condición.

¡Incorpóralos a tu dieta! Si tienes dudas sobre cómo combinarlos con tu alimentación, consulta a un especialista en nutrición.

Recuerda, comer incluso una pequeña cantidad puede marcar una diferencia. El estudio demostró que cada porción adicional por semana conduce a una reducción del 3% en el riesgo de enfermedad cardiovascular y a un riesgo 6% menor de muerte debido a esta condición.

 

Vía: Hola Doctor