Tal vez haya una buena razón por la cual las extensiones de tierra abiertas y vírgenes a menudo son llamadas “tierra de Dios”, pues una nueva investigación británica sugiere que acercarse a los espacios verdes naturales puede beneficiar ampliamente tu salud integral.

Los investigadores analizaron más de 140 estudios que incluyeron a más de 290 millones de personas en 20 países, a fin de comparar la salud de aquellas con mayor acceso a espacios verdes con la de quienes tienen un menor acceso.

Los espacios verdes se definen como tierra con vegetación natural que no ha sido alterada, así como algunas áreas de la ciudad como parques y zonas verdes urbanas.

“Descubrimos que pasar tiempo en espacios verdes naturales o vivir cerca de ellos se asocia con diversos y significativos beneficios para la salud”, dijo la autora del estudio, Caoimhe Twohig-Bennett, de la Escuela de Medicina de Norwich en la Universidad de East Anglia, Reino Unido.

“Reduce el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular, muerte prematura y nacimiento prematuro, y aumenta la duración del sueño”, subrayó la experta.

“Las personas que vivían más cerca de la naturaleza también tenían presión arterial diastólica, frecuencia cardíaca y estrés reducidos”, agregó. “De hecho, una de las cosas realmente interesantes que encontramos es que la exposición a espacios verdes reduce significativamente los niveles de cortisol salival de las personas, un marcador fisiológico del estrés”.

Conoce más: ¿Cómo benefician las áreas verdes a la salud de los niños?

Las personas con mayor acceso a espacios verdes también tenían más probabilidades de informar una buena salud general, según el estudio publicado recientemente en la revista Environmental Research.

“Aunque hemos analizado una gran cantidad de investigaciones sobre la relación entre el espacio verde y la salud, no sabemos exactamente qué es lo que causa este vínculo”, indicó Twohig-Bennett.

Cabe señalar que el estudio no probó que el espacio verde haga que la salud mejore.

“Las personas que viven cerca de espacios verdes probablemente tengan más oportunidades para la actividad física y la socialización. Mientras tanto, la exposición a una variedad diversa de bacterias presentes en áreas naturales también puede tener beneficios para el sistema inmunológico y reducir la inflamación”, sugirió Twohig-Bennett.

El coautor del estudio, Andy Jones, profesor en la citada facultad, comentó: “A menudo buscamos medicamentos cuando no estamos bien, pero la exposición a ambientes que promueven la salud es cada vez más reconocida como estrategia de prevención y de ayuda para el tratamiento de enfermedades”.

“Nuestro estudio muestra que el tamaño de estos beneficios puede ser suficiente para tener un impacto clínico significativo”, añadió Jones.

 

Vía: Health Day News