, ,

Los riñones juegan un papel muy importante cuando se trata de mantener la presión arterial dentro de los límites saludables. En tanto, la presión arterial puede afectar la salud de este órgano y provocar insuficiencia renal crónica si se encuentra en niveles elevados. Se trata de un ciclo peligroso.

La hipertensión hace que el corazón trabaje más duro y, con el tiempo, puede dañar los vasos sanguíneos de todo el cuerpo. Si los vasos sanguíneos de los riñones se dañan, es posible que dejen de eliminar los desechos y el exceso de líquido del cuerpo.

Aunque no lo creas, casi el 10% de la población mundial padece una enfermedad renal que en algún momento evolucionará a crónica. Se estima que siete de cada 10 casos se asocian con hipertensión arterial e inadecuados hábitos alimenticios, así como con diabetes y obesidad.

Conoce más: Exceso de sal y azúcar afecta el corazón y los riñones

Recomendaciones

Considera que el daño renal agudo es temporal y puede controlarse con la atención oportuna y adecuada. Si se diagnostica en etapas avanzadas, estamos hablando de enfermedad renal crónica, la cual si progresa requerirá de terapias sustitutivas, como diálisis o hemodiálisis, pudiendo llegar al trasplante.

Es esencial prevenir esta afección a través de hábitos saludables. El Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre (NHLBI por sus siglas en inglés) recomienda cinco cambios de estilo de vida.

  1. Mantén tu peso en un nivel saludable.
  2. Come frutas y vegetales frescos, cereales y productos lácteos descremados.
  3. Limita el consumo diario de sal: modera la ingesta de productos congelados y comida rápida. Lee las etiquetas de información nutricional de los alimentos envasados, con el fin de saber cuánto sodio hay en cada porción.
  4. Realiza ejercicio, al menos 30 minutos de actividad moderada al día.
  5. Evita tomar demasiado alcohol.

 

Vía: Notimex