La actividad física, junto a una alimentación saludable y balanceada, es una gran aliada de tu salud integral. Pese a ello, la vida agitada y el estrés laboral dejan pocas ganas y tiempo para el ejercicio y los deportes, situación que aumenta el riesgo de caer en el sedentarismo y exponerse a riesgos físicos y mentales.

Hacer ejercicio con un compañero puede darte la motivación que buscabas. De hecho, en las condiciones adecuadas, la intensidad y duración del ejercicio entre compañeros se duplican, en comparación con los esfuerzos solitarios, según una investigación dirigida por Brandon Irwin, especialista de la Universidad Estatal de Kansas.

De acuerdo con dicho estudio, el mejor compañero para ejercitarse es alguien que tiene una aptitud física mayor a la tuya, lo cual sirve como motivación para hacer ejercicio durante más tiempo y con mayor intensidad. Se conoce como “efecto Kohler” o, dicho de otra manera, la capacidad de rendir a un mayor nivel cuando se trabaja con una persona más fuerte.

Recomendaciones:

  1. Si eres novato, no busques a alguien muy avanzado, pues podrías lesionarte. Si estás en una clase de ejercicio y necesitas un compañero, elige a un participante con un poco más de experiencia.
  2. Si te gusta hacer ejercicio en casa, o no tienes tiempo para ejercitarte en exteriores, busca un compañero virtual. Pueden hacer ejercicio simultáneamente a través de un chat o compartir sus logros. Muchas aplicaciones de ejercicio te permiten tener acceso a un ayudante motivacional.
  3. Si tú eres el que ofrece la ayuda, motiva con acciones, no con palabras. La investigación demostró que es posible activarse por más tiempo si la persona que te ayuda no te anima verbalmente, sino con actos y resultados.

 

Vía: Family Doctor