El accidente cerebrovascular (ACV) conocido como hemorragia subaracnoidea está catalogado como letal, ya que hasta la mitad de las personas que lo sufren pueden fallecer en un plazo de tres meses.

Sin embargo, un reciente estudio europeo encontró que realizar unos cuantos minutos de ejercicio suave de forma constante puede proteger a las personas de este tipo de ACV.

Conoce más: ¿Qué trastorno del corazón puedes evitar manteniendo buenos niveles de presión arterial y azúcar en sangre?

La investigación, que fue publicada en la revista especializada Scientific Reports, encontró que hacer apenas 30 minutos de ejercicio suave por semana reduce el riesgo de desarrollar este letal ACV en un 5%.

Mientras más ejercicio, mayor protección

Esta reducción en el riesgo aumenta a medida que la cantidad de ejercicio aumenta, indicó la doctora Joni Lindbohm, autora principal del estudio e investigadora de la Universidad de Helsinki, en Finlandia.

Incluso un ejercicio físico moderado, como una caminata o andar en bicicleta durante 30 minutos cuatro días a la semana reduce el riesgo en más o menos un 20%, independientemente de la edad y el sexo”, apuntó.

Los resultados se suman a los de otros estudios en donde se ha asociado la práctica frecuente de ejercicio para prevenir muchas otras enfermedades cardiovasculares, señalaron los investigadores.

“Lo más probable es que la reducción en el riesgo [de desarrollar hemorragia subaracnoidea] esté conectada con una disminución en un estado inflamatorio sistémico, que también afecta a las paredes de las arterias del cerebro”, explicó por su parte el doctor Miikka Korja, coautor del estudio y director de neurocirugía en el Hospital Central de la Universidad de Helsinki.

Prevención

De acuerdo con los expertos, para prevenir ese tipo de accidente cerebrovascular letal, además de comenzar a realizar ejercicio de forma frecuente, las personas deben dejar de fumar y controlar sus problemas de hipertensión -si tienen-, ya que ambos son factores de riesgo.

“Lo que no debe pasarse por alto es el hecho de que fumar sigue siendo el principal factor de riesgo [de este tipo de ACV], y que dejar de fumar es la principal forma de prevenir la aparición del trastorno», dijo Lindbohm.

 

Vía: Health Day News