El cuerpo humano se rige a partir de relojes biológicos. Estos dirigen el comportamiento, el metabolismo y otros procesos que ocurren en nuestro organismo. De acuerdo con Enrique Ruiz Escuder, premio Nobel de Medicina 2017, “no es posible cambiar estos ciclos horarios sin percibir alguna consecuencia”, de hecho, se ha comprobado que acortar la hora de descanso —estados de sueño y vigilia— reduce la longevidad.

Para llegar a esta premisa, Escuder y otros biólogos estudiaron a un grupo de moscas de fruta y, mediante mutaciones genéticas, analizaron sus ciclos de sueño y causaron horarios variados. “Algunas no tenían ningún horario, otras tenían ciclos muy cortos con días que pasaban muy rápido, y otras al revés, días que duraban demasiado”, señaló.

A través de estos cambios, los expertos descubrieron que ciertos genes producen ciclos biológicos dentro de las células, ciclos ligados a distintos procesos de nuestro cuerpo.

  • Cerebro. Controlan nuestro ciclo de sueño y vigilia.
  • Hígado. Ayudan a digerir correctamente la comida, convirtiéndola en energía o almacenándola.
  • Páncreas. Aseguran la producción de insulina en el momento correcto, con el fin de controlar los niveles de glucosa en la sangre.
  • Músculos. Controlan diferencias en la fuerza que entra y sale, entre otras funciones.

Conoce más: Dormir poco podría causar diabetes, obesidad y cáncer

Transformar los ciclos del sueño puede generar cambios en todas las funciones del organismo y llevarlo al colapso. Por ejemplo, el envejecimiento reduce la eficacia de los relojes moleculares, motivo por el que deben cambiarse los hábitos, es decir, organizar las horas de comida, de actividad física y exposición a la luz. En el caso del jet lag, trastorno del sueño que puede afectar a las personas que viajan y atraviesan varios husos horarios, se recomienda dormir una siesta para recuperar un poco el sueño y mantener al cuerpo en sincronía.

Así que ya sabes, establecer horarios para comer, dormir y ejercitarse favorece la salud integral. Si tienes problemas de sueño, consulta a un experto y busca un tratamiento para impulsar tu bienestar. ¡Cuídate!

 

Vía: EFE Salud