Los oblicuos son los músculos que se extienden a lo largo de los lados del torso, desde las ocho costillas inferiores hasta la parte frontal del hueso de la cadera. Se contraen cuando giras el torso, por lo que una excelente manera de desarrollarlos es con un ejercicio llamado “giro ruso” (russian twist).

Recuéstate en el piso en un lugar donde puedas meter tus pies debajo de un mueble bajo para evitar que se muevan, o pídele a un compañero de entrenamiento que los sostenga en su lugar. Dobla las rodillas y levanta la parte superior del cuerpo para hacer una forma de V con los muslos. Extiende tus brazos frente a ti desde los hombros, levantándolos hasta que estén paralelos a tus muslos, con las manos juntas.

Aprieta tu abdomen: piensa en tratar de llevar tu ombligo hacia la columna vertebral. Ahora gira toda la parte superior del cuerpo, brazos incluidos, hacia el lado derecho. Aguanta, luego vuelve a empezar. Repite hacia la izquierda. Esa es una repetición completa. Haz dos series de 12 a 15 repeticiones en total.

Conoce más: 2 ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos de tu espalda

A medida que vayas avanzando, puedes sostener algo de peso en ambas manos para aumentar la resistencia. Un tipo de peso que es fácil de sostener es el balón medicinal. Esta es una pelota ponderada, no el tipo de pelota de ejercicios inflada en la que podrías sentarte para hacer ejercicios de equilibrio.

Elige un peso que disminuya tu movimiento. Cada repetición debe tomar más tiempo para completarse de una buena forma, y ​​esto resulta en un aumento del tiempo de contracción de los músculos. Pero el peso no debe ser tan pesado como para que te impida realizar la forma adecuada. Sostén el balón medicinal con ambas manos y, mientras inhalas, gira el torso hacia la derecha. Exhala y devuelve la pelota al centro. Repite hacia la izquierda. Al principio, puedes intentar completar solo una serie de 12 a 15 repeticiones. A medida que progreses, aumenta a dos series completas.

 

Vía: Health Day News