Todas las personas, en algún momento de la vida, tienen que llevar a cabo tareas que les disgustan o que no disfrutan realizar.

Hacer esto de forma cotidiana puede repercutir negativamente en la salud integral, pues no afrontar adecuadamente las tareas desagradables puede elevar los niveles de estrés y generar ansiedad.

Para evitarlo, sentimientos como el resentimiento y la persistencia han sido objeto de estudio a lo largo de los años.

Conoce más: 3 trucos para que el estrés no te consuma

En una de las más recientes investigaciones al respecto, se encontró que las personas recurren a distintas estrategias mentales para hacer que las tareas desagradables sean más soportables. Siendo algunas de estas tácticas mejores que otras.

El estudio

“Sabemos relativamente poco sobre cómo las personas gestionan sus tareas en su vida diaria. Esto se refiere a tareas que surgen de manera espontánea. ¿Cómo se las arreglan estas personas en esas situaciones? De ahí surgió la idea de este estudio”, compartió Marie Hennecke, psicóloga de la Universidad de Zurich, en Suiza.

Tras la investigación, “descubrimos que hay muchas maneras como las personas pueden tener éxito: pueden hacer que la tarea sea más agradable, pueden fijarse pequeñas metas, etc. Luego nos centramos en las que funcionaron mejor”, indicó.

Conclusiones

Los investigadores encontraron cuatro estrategias que catalogaron como las más efectivas para superar desafíos difíciles sin que estos produzcan estrés o ansiedad:

1. Enfocarse en las consecuencias positivas.- Recordarse a sí mismo por qué se realiza una actividad y pensar en sus consecuencias positivas.

2. Enfocarse en las consecuencias negativas.- Pensar en las consecuencias negativas que ocurrirán si no se realiza determinada actividad.

3. Pensar en lo pronto que llegará el final.- Tener en mente que pronto terminará la actividad.

4. Regular las emociones.- Cambiar la forma de sentir, por ejemplo, tratar de estar de buen humor al realizar determinada actividad.

 

Vía: BBC