Los niños y adolescentes con síndrome de Asperger a menudo luchan con las habilidades sociales necesarias para tener éxito en la escuela y en los entornos sociales. Tony Attwood, psicólogo y aclamado experto en Asperger, ha escrito libros que pueden ayudar a los padres y maestros a comprender mejor la naturaleza de esta compleja condición. También ofrece consejos comprobados para ayudar a niños y adolescentes con Asperger a reforzar sus habilidades sociales.

Por lo anterior, extrajimos algunos de ellos para que los padres puedan ayudar a sus hijos que padecen este trastorno del espectro autista:

1. Enseñen al niño algunas habilidades prácticas para integrarse en entornos sociales.

Puede ser útil practicar tácticas de conversación introductorias, como preguntar si él o ella puede unirse a una actividad. El niño puede beneficiarse al practicar frases de apertura apropiadas, tales como “¿Puedes ayudarme con esto?” o “¿Puedo jugar también?”

2. Animen al niño a observar lo que otros niños están haciendo.

Muchos adultos exitosos con síndrome de Asperger reportan haber aprendido habilidades sociales viendo y emulando lo que otros hacían en ciertas situaciones. Muchos niños encuentran que es fácil copiar lo que realizan otros niños, ya sea hacer contacto visual con sus compañeros de juego, escuchar atentamente, participar en un juego o tomar turnos. Esto puede ser útil incluso si no poseen la comprensión social necesaria para saber intuitivamente qué hacer en tales situaciones.

3. Usen el método de “Historias Sociales”.

La técnica de Historias Sociales es un método para crear historias cortas para situaciones cotidianas, que ayuda a explicar las señales sociales y las respuestas apropiadas para situaciones específicas. Una historia social podría ser construida, por ejemplo, para entrar en el aula por la mañana y decir hola a los otros estudiantes y maestros, colocar los útiles en su escritorio, y colgar el abrigo. La historia social es una descripción detallada de un evento de rutina que incluye información social básica, como “Miro la cara de mi maestro a sus ojos y digo buenos días”.

Conoce más: 7 importantes consejos para el regreso a clases si tu hijo tiene autismo o TDAH

4. Enseñen la importancia del contacto visual.

Los niños con Asperger pueden resistirse al contacto visual con los demás. El contacto visual es una habilidad que se puede modelar y practicar en casa.

5. Identifiquen momentos que ocurran naturalmente.

Es importante identificar situaciones que ocurran naturalmente cuando el niño utilice habilidades sociales apropiadas, ya que deben reforzarlas. Por ejemplo, pueden comentar, “Fuiste muy considerado al decir eso” o “Has sido de gran utilidad para tus hermanos”.

6. Platiquen sobre sus sentimientos y pensamientos personales.

Puede ser útil hablar sobre cómo una situación específica le hizo sentir y lo que pensó o sintió durante su día.

7. Enseñen metáforas y figuras del habla.

Los niños con Asperger pueden ser muy literales, llevando a que se confundan por expresiones comunes. A menudo descubren que aprender el significado (para ellos) de frases confusas como “hasta vaciar el plato” o “siento que voy a explotar” es interesante.

8. Enseñen una “frase de seguridad”.

Háganlo para que los niños la usen cuando se sientan confundidos o inseguros. Puede ser una explicación simple, como “No estoy seguro de qué hacer ahora” o “No estoy seguro de lo que quieres decir”. Practicar esto en casa puede ayudar a reducir la ansiedad que los niños pueden experimentar cuando no saben lo que está sucediendo.

 

Vía: MedicineNet.com