Si tienes dislexia, ya sabes que tener tiempo extra en los exámenes es fundamental para que demuestres tu conocimiento real sobre un tema. Pero no te detengas ahí. Si necesitas tiempo adicional para las pruebas, es muy probable que también necesites más tiempo para estudiar y hacer tus tareas. Por ello, te dejamos estos tips que te serán de gran ayuda:

1. Divide los grandes proyectos en piezas más pequeñas y menos intimidantes

¿Debes hacer un ensayo de tres páginas en una semana? Establece fechas para trabajar en pequeñas tareas relacionadas con el trabajo, como escoger un tema, investigar y escribir un primer borrador. No tengas miedo de pedirle a un maestro, padre o tutor que te ayude.

2. Tómate el tiempo suficiente para trabajar despacio y con cuidado

Nunca hagas ninguna tarea escolar de forma apresurada, pues terminarás saltándote parte de esa tarea.

3. Haz lo que debas hacer primero

Si te enfrentas a una larga lista de asignaciones cortas, es fácil simplemente agarrarlas todas de una vez y comenzar a trabajar en orden aleatorio. Pero ese no es el enfoque más efectivo. Tómate un minuto para priorizar tu trabajo según lo que debas terminar primero y lo que probablemente te lleve más o menos tiempo para completar. Por ejemplo, estudia una noche anterior para la prueba que tengas al día siguiente, no para la que presentarás la próxima semana.

Conoce más: ¿Cómo afecta la dislexia?

4. No caigas en la trampa de “no hay tarea esta noche”

Si tu calendario es claro, mira qué viene para los días siguientes: una prueba de ciencias de la tierra al final de la semana o una hoja de cálculo de matemáticas para el jueves. Usa este tiempo libre para comenzar con el trabajo que necesitas entregar para esas fechas posteriores.

5. Delinea una tarea antes de comenzarla

Para un proyecto de ciencias sobre el crecimiento de las plantas, ¿qué materiales necesitará reunir? ¿Cuántos días requerirás para que los frijoles broten? ¿Cuánto tiempo te llevará redactar tus resultados? Piénsalo bien en tu cabeza y descubre qué pasos debes seguir para saber qué necesitarás y cuánto tiempo usarás para hacerlo.

6. No hagas más de lo que tienes que hacer

Por ejemplo, no tienes que investigar todo sobre la Guerra de Independencia para escribir algunos párrafos sobre Miguel Hidalgo.

7. Obtén una “vista previa de lectura”

Procura tener una vista previa de lectura para identificar las palabras que no puedes pronunciar y hablar sobre el material con tu maestro o tutor individualmente. Evita los exámenes de opción múltiple; en su lugar, solicita pruebas basadas en ensayos cortos.

 

Vía: The Yale Center for Dyslexia & Creativity