,

Las fracturas por estrés son pequeñas grietas en un hueso, que a menudo ocurren por aumentar la cantidad o intensidad de una actividad demasiado rápido.

Los huesos sometidos a una fuerza no acostumbrada sin tiempo suficiente para la recuperación reabsorben las células más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazarlas, lo que los hace más susceptibles a las fracturas por estrés.

Durante la pandemia de COVID-19, muchas personas han tenido que trasladar sus entrenamientos a sus casas, creyendo que para mantener su desempeño al mismo nivel deben incrementar la intensidad, y muchas otras han comenzado rutinas de ejercicio que quizás antes de la crisis no practicaban, en muchos casos sin recibir asesoría de un profesional. Esto ha llevado a que, como se dijo, sometan a sus huesos a esfuerzos innecesarios, ya sea por cargar pesas, hacer bicicleta fija, realizar estiramientos y posturas, etc.

Conoce más: 5 preguntas que debes hacerte si estás considerando salir de viaje durante la «nueva normalidad»

Por ello, aquí te mencionamos algunos factores que pueden aumentar tu riesgo de fracturas por estrés durante la cuarentena, cortesía de la Clínica Mayo, en Estados Unidos:

  1. Aumento de la actividad. Las fracturas por estrés suelen presentarse en personas que cambian repentinamente de un estilo de vida sedentario a un régimen de entrenamiento activo o que aumentan rápidamente la intensidad, duración o frecuencia de las sesiones de entrenamiento.
  2. Sexo. Las mujeres, especialmente aquellas que tienen períodos menstruales anormales o ausentes, poseen un mayor riesgo de desarrollar fracturas por estrés.
  3. Problemas en los pies. Las personas que tienen pies planos o arcos altos y rígidos tienen más probabilidades de desarrollar fracturas por estrés. El calzado desgastado también contribuye al problema.
  4. Huesos débiles. Las afecciones como la osteoporosis pueden debilitar los huesos y facilitar la aparición de fracturas por estrés.
  5. Fracturas por estrés previas. Haber tenido una o más fracturas por estrés te pone en mayor riesgo de sufrir otra.
  6. Falta de nutrientes. Los trastornos alimentarios y la falta de vitamina D y calcio pueden hacer que los huesos sean más propensos a desarrollar fracturas por estrés.

RECUERDA: Para prevenir fracturas por estrés ahora que pasas más tiempo en casa, realiza lo siguiente:

  • Comienza cualquier programa de ejercicio nuevo lentamente y progresa gradualmente. Evita aumentar la cantidad de ejercicio en más del 10% por semana.
  • Usa calzado adecuado. Asegúrate de que tus zapatos te quedan bien y sean apropiados para tu actividad. Si tienes pies planos, pregúntale a tu médico si es necesario que utilices soportes de arco para tus calzado.
  • Haz entrenamiento cruzado. Agrega actividades de bajo impacto a tu régimen de ejercicio para evitar estresar repetidamente una parte particular de tu cuerpo.
  • Come adecuadamente. Para mantener tus huesos fuertes, asegúrate de que tu dieta incluya suficiente calcio, vitamina D y otros nutrientes.

 

Vía: Mayo Clinic