,

La piel que es demasiado grasa puede obstruir los poros y provocar brotes de acné, así lo advierte la Academia Americana de Dermatología (AAD).

Asimismo, la academia afirma que la clave para tener una piel saludable es mantener su humedad natural sin exceso de grasa.

Por ello y para controlar la piel grasa, la AAD recomienda lo siguiente:

  1. Lávate la cara cada mañana, durante la tarde y después de hacer ejercicio.
  2. Elige productos para el cuidado de la piel etiquetados como «sin aceite» y «no comedogénicos» (los productos comedogénicos producen imperfecciones como puntos negros, barritos y espinillas, ya que obstruyen los poros de la piel).
  3. Nunca uses limpiadores a base de aceite o alcohol.
  4. Aplica crema hidratante y utiliza un limpiador de cara espumoso a diario.
  5. Evita tocarte la cara repetidamente. Utiliza papel secante.

Conoce más: 5 consejos para controlar la dermatitis atópica

RECUERDA: La piel grasa es el resultado de la sobreproducción de sebo por parte de las glándulas sebáceas. Estas glándulas se encuentran debajo de la superficie de la piel.

El sebo es una sustancia oleosa compuesta de grasas. El sebo no es del todo malo, ya que ayuda a proteger e hidratar tu piel y a mantener tu cabello brillante y saludable.

Sin embargo, producir demasiado sebo puede conducir a que desarrolles piel grasa, lo que a su vez puede causar obstrucción de poros y acné. La genética, los cambios hormonales o incluso el estrés pueden aumentar la producción de sebo.

La piel grasa y el acné son difíciles de controlar. No obstante, seguir estos tips a menudo reducen los síntomas sin que haya necesidad de utilizar medicamentos recetados o tratamientos costosos para el cuidado de la piel. Asimismo, acude con un dermatólogo si estás teniendo problemas para controlar este exceso de grasa.

 

Vía: Health Day News / Healthline