Cuando se habla de carbohidratos, en la mente de un gran número de personas suele surgir la pregunta: ¿son amigos o enemigos de una dieta saludable?

Se trata de un grupo de alimentos que ha sido estigmatizado durante los últimos tiempos. Pues una gran variedad de dietas de moda -muchas de las cuales carecen de sustento médico- los han catalogado como un elemento indeseado.

Sin embargo, la realidad indica que los carbohidratos deben formar parte de la alimentación de las personas. La razón es simple: son necesarios para tener una dieta saludable, ya que es uno de los grupos básicos de alimentos.

Conoce más: 5 consejos para elegir bocadillos saludables

A continuación te compartimos una serie de puntos clave que se deben tener en cuenta para comprender la importancia que tiene el consumo de carbohidratos para la salud integral:

1. Hay ‘buenos’ y ‘malos’

Al igual que sucede con otros tipos de alimentos, existen carbohidratos que ofrecen mayores beneficios que otros. Lo más recomendable es consumir como fuente de este nutriente alimentos como las frutas, verduras y aquellos que sean ricos en fibra. En contraparte, se aconseja consumir menos alimentos procesados y refinados.

2. Cantidad necesaria

Estudios han encontrado que lo ideal para la salud integral es no consumir demasiados carbohidratos, pero tampoco muy pocos. Lo realmente saludable es consumirlos de forma moderada. La recomendación es que el consumo sea moderado, es decir, entre el 50 y 55% de la ingesta calórica diaria.

3. Pan

Se puede consumir pan como parte de una dieta saludable. El secreto está en elegir aquél que está compuesto a base de centeno o algún otro grano integral, en lugar del pan blanco industrializado.

4. Reducen riesgo de cáncer

Consumir alimentos ricos en carbohidratos ‘buenos’ puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cáncer de intestino hasta en un 30%.

5. Ayudan a combatir enfermedades

Llevar un consumo rico en carbohidratos saludables ayuda a prevenir la aparición de enfermedades como la diabetes tipo 2, así como a reducir el riesgo de problemas de infertilidad.

 

Vía: BBC