El hipotiroidismo aparece cuando la glándula tiroides no es lo suficientemente activa, es decir, cuando no produce la cantidad de hormona tiroidea idónea para satisfacer las necesidades del cuerpo. Las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades metabólicas, como la rapidez con la que se queman las calorías y el ritmo cardíaco.

Desafortunadamente, se trata de una condición que ocasiona una sintomatología grave, como fatiga, cansancio crónico, sueño, estreñimiento crónico, disminución de algunas capacidades intelectuales, entre otros síntomas.

Conoce más: 5 mitos y realidades sobre la depresión

Mitos y realidades

  1. Es una enfermedad crónica que afecta la calidad de vida. Falso. Con un correcto diagnóstico, el paciente puede ser tratado para reponer la hormona tiroidea que está faltando. Este tipo de tratamiento puede garantizar una calidad de vida normal.
  2. El hipotiroidismo causa obesidad. Falso. Si bien la baja producción de la hormona tiroidea provoca una disminución en el metabolismo, no conduce a un aumento mayor a tres o cuatro kilos. Por el contrario, las personas que padecen obesidad pueden provocar una alteración en el funcionamiento de la glándula tiroidea.
  3. Es un padecimiento hereditario. Falso. En la mayoría de los casos, las enfermedades tiroideas se relacionan con el estilo de vida, es decir, con la carga en el área laboral o emocional, el estrés y determinados medicamentos.
  4. El hipotiroidismo afecta más a las mujeres. Cierto. A decir de Luis Alberto Meléndez Tlapale, endocrinólogo y especialista en enfermedades tiroideas en el IMSS, una incidencia de ocho mujeres por un hombre se registran en la población mexicana.
  5. Al seguir el tratamiento, no es necesario visitar al médico. Falso. Es importante consultar a un especialista si se presenta dolor torácico o latidos cardíacos acelerados, si existe una infección; los síntomas empeoran o no mejoran con el tratamiento, incluso si se presentan síntomas nuevos.

 

Vía: Notimex