,

Expertos aseguran que ninguna dieta o actividad física puede garantizar una protección completa contra el cáncer. Sin embargo, existen medidas ligadas a un estilo de vida saludable que reducen muchos riesgos. La Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) recomienda lo siguiente.

1. Mantén un peso saludable. La obesidad aumenta el riesgo de muchos tipos de cáncer, debido a sus efectos sobre la función inmune, la inflamación, los niveles de varias hormonas —incluyendo la insulina y el estradiol—, entre otros.

2. Adopta un estilo de vida activo. Los adultos deben realizar, como mínimo, 150 minutos de intensidad moderada o 75 minutos de actividad vigorosa cada semana. En tanto, los niños y adolescentes deben realizar al menos 1 hora de actividad moderada o vigorosa por día.

Conoce más: Enfermedades ocupacionales, ¿causa de cáncer?

3. Consume una dieta saludable rica en vegetales. Limita el consumo de carnes rojas o procesadas/embutidos. Elige pescado, pollo, o legumbres como alternativa. Si te es posible, consume más frutas y verduras al día, así como granos enteros o integrales, en lugar de productos de granos refinados.

4. Si bebes alcohol, limita su consumo. El alcohol eleva el riesgo de desarrollar cáncer de boca, faringe o garganta, laringe, esófago, hígado y seno —probablemente cáncer de colon y recto—. Las personas que toman bebidas con alcohol deben limitar su consumo a no más de 2 por día para los hombres y una por día para las mujeres.

5. Visita a un especialista en nutrición. Sólo un experto en el tema puede ayudarte a personalizar una dieta. En caso de enfermedades crónicas, pregunta qué tipo de actividad física podría beneficiarte. ¡Mantente activo durante el día!

 

Vía: Hola Doctor