Un ensayo clínico puede ser exactamente lo que el médico ordenó para la salud de una persona que no ha respondido a un tratamiento estándar o que no ha podido manejar sus efectos secundarios. Recordemos que un ensayo clínico es un estudio que permite a los médicos determinar si un nuevo tratamiento, medicamento o dispositivo contribuirá a prevenir, detectar o tratar una enfermedad. Los ensayos clínicos también ayudan a los médicos a descubrir si estos nuevos tratamientos son inocuos (seguros para el organismo) y si son mejores que los tratamientos actuales.

Si tú eres esa persona, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA), sugiere que debes investigar cuidadosamente el ensayo clínico del que deberás formar parte y hacer muchas preguntas antes de que consideres participar.

La agencia recomienda que antes de unirte al citado ensayo, debes comprender completamente lo siguiente:

  1. Qué sucede antes, durante y después de la prueba.
  2. Todos los detalles de la atención médica que recibirás.
  3. La posibilidad de que se te pague por tu participación y de que se te reembolsen los gastos relacionados con el estudio.
  4. Todos los posibles beneficios y riesgos asociados con la participación.

Conoce más: 6 puntos que debes tomar en cuenta si te harás pruebas genéticas

Cabe destacar que hay cuatro tipos de ensayos clínicos:

  • Ensayos clínicos de medios de tratamiento: para evaluar nuevos tratamientos, medicamentos o intervenciones quirúrgicas.
  • Ensayos clínicos de medios de prevención: para hallar formas de prevenir las enfermedades con medicamentos, vitaminas, vacunas o cambios en el estilo de vida.
  • Ensayos clínicos de medios de detección: para evaluar métodos de detección o diagnóstico de las enfermedades.
  • Ensayos clínicos de calidad de vida: para encontrar maneras de mejorar la vida de las personas que viven con una enfermedad o problema de salud.

Los ensayos clínicos a menudo toman en cuenta varios aspectos diferentes para asegurar que los resultados no estén sesgados (es decir, que los médicos no hayan influido en los resultados). Según lo que los médicos estén estudiando, algunos de estos ensayos requerirán pacientes con ciertas enfermedades, mientras que otros necesitarán voluntarios sanos. Según tu estado general de salud, posiblemente sólo puedas participar durante ciertas fases del ensayo clínico. Infórmate si te han recomendado esta opción y no olvides considerar los factores que te mencionamos.

 

Vía: Health Day News / Texas Heart Institute