Las caídas se han convertido en la principal causa de muerte entre las personas mayores de 65 años, según lo revelan diversas encuestas. Asimismo y de acuerdo con las más recientes estadísticas, se sabe que millones de adultos fueron atendidos en las salas de emergencias y miles de ellos fallecieron a causa de caídas en los últimos años.

Por ello, siempre es importante recordar la importancia de desarrollar hábitos para prevenir accidentes o situaciones de esta índole, a fin de que la salud y seguridad prevalezcan en nuestras vidas cotidianas.

Como lo señala la Asociación Americana Podiátrica, uno de esos hábitos saludables es el uso de calzado adecuado que prevenga las caídas, por lo que brinda las siguientes sugerencias para cuando vayas a comprar zapatos:

  1. Colócate los zapatos y deja caer todo tu peso sobre ellos presionando fuerte con tus pies, asegurándote de que las suelas o tacones no colapsen y que los zapatos no se tuerzan en la parte de en medio.
  2. Mientras te pruebas los zapatos, asegúrate de estar usando los calcetines que te pones con más frecuencia.
  3. Haz que que te midan tus pies cada vez que compres zapatos. Incluso en los adultos maduros, el tamaño de los pies puede cambiar con frecuencia.
  4. Compra los zapatos sólo si los sientes cómodos y firmes.

Conoce más: Zapatos inadecuados pueden causar malformaciones en los pies

Es importante añadir que entre las personas mayores, particularmente en aquellas que padecen algún tipo de demencia, la elección del calzado es crucial porque es una causa recurrente de accidentes durante la marcha habitual. Por ejemplo, en las personas con Alzheimer es habitual que vayan abriendo la marcha, hagan cada vez menos el juego articular de la rodilla, la flexo/extensión del tobillo quede más limitada y el apoyo del pie acabe siendo en bloque, todo lo cual aumenta las probabilidades de caída.

Asimismo, recuerda que un calzado en malas condiciones o con poca sujeción, como ocurre con las clásicas sandalias o  chanclas, puede influir en el equilibrio y en el riesgo de sufrir accidentes, tropiezos o caídas. Otra punto que debes tomar en cuenta es que propiciar un mal apoyo por usar calzado inadecuado puede causar hiperqueratosis (engrosamiento de la capa externa de la piel), uñas encarnadas, rozaduras y ampollas.

Así que mejor, ¡a comprar los zapatos correctos!

 

Vía: Health Day News / Infosalus