,

¿Sabías que un cuchillo de cocina afilado es más seguro que uno sin filo? Esto porque la fuerza que ejerces al cortar, rebanar o picar con una cuchilla desafilada a menudo provoca resbalones, lo que puede ocasionar lesiones en las manos.

Por ello, aquí te damos algunos tips para reducir tu riesgo de cortarte con cualquier cuchillo de cocina durante la cuarentena por COVID-19:

  1. Ten a la mano una variedad de cuchillos con cuchillas hechas de acero que tengan alto contenido de carbono, y que admás posean los tamaños y formas más adecuados para las tareas rutinarias de la cocina.
  2. Afila tus cuchillos regularmente con una piedra de afilar, con acero o con un afilador automático.
  3. Nunca almacenes los cuchillos en un cajón desorganizado. Almacena los cuchillos afilados en un bloque donde solo tengas este tipo de utensilios, o sepáralos en cajones divididos para que las cuchillas no entren en contacto con otros metales.

Conoce más: 8 medidas para evitar problemas de salud asociados a inundaciones durante la pandemia

Ventajas de los cuhillos afilados al cocinar

Como dijimos al principio, los cuchillos afilados necesitan menos fuerza bruta para cortar que los cuchillos sin filo. Además de protegerte de lesiones, aplicar menos fuerza bruta significa menos daño a la comida, lo que puedes apreciar fácilmente si observas de cerca el corte. Los ingredientes delicados, como las hierbas, se verán más frescos y durante más tiempo si los cortas limpiamente, mientras que un cuchillo sin filo aplastará más las zonas que rodean el corte, lo que finalmente acelera el proceso de marchitamiento y de decoloración.

Finalmente y algo muy importante, un cuchillo sin filo te hará más lento(a), mientras que un cuchillo afilado hará que la preparación de alimentos sea más fácil y agradable.

 

Vía: AARP / Chef Steps