Es sabido que el invierno aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias, al tiempo que existen mayores probabilidades de trastornos mentales, como la depresión. Desafortunadamente, eso no esto. De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), las condiciones climáticas también impulsan la acumulación de partículas contaminantes y, por ende, diversos daños a la salud.

En este sentido, es sumamente importante tomar precauciones para proteger al organismo y mejorar el sistema inmune, en especial los grupos vulnerables, como niños y adultos mayores, quienes enfrentan más riesgos de problemas en el sistema respiratorio y cardiovascular.

¿Qué es la temporada de partículas?

En ésta influye tanto la inversión térmica como la topografía de la Ciudad de México, sin olvidar el aumento del tráfico vehicular, la quema de cohetes, llantas o residuos agrícolas, y la combustión de diésel.

Otros factores de riesgo se encuentran ligados al clima de la temporada —como falta de lluvia, disminución de los vientos y baja temperatura—, mismo que favorece la acumulación de contaminantes en la atmósfera, particularmente por las mañanas.

Conoce más: Vitamina B, un inesperado aliado para combatir los efectos de la contaminación

Recomendaciones

  1. Permanece en interiores durante las horas de altas concentraciones contaminantes.
  2. Evita las actividades deportivas y de recreación al aire libre.
  3. ¡No contamines! Sé parte de la solución y reduce el uso del automóvil en desplazamientos cortos.

Si detectas síntomas ligados a problemas respiratorios, o consideras que la contaminación ha agravado alguna enfermedad, visita de inmediato a un especialista en salud. Recuerda que las personas con enfermedades del corazón o de pulmón, los adultos mayores y los niños enfrentan un riesgo superior. ¡Cuídate!

 

Vía: Notimex