Si bien no existe una cura definitiva para el VIH, es posible mejorar la calidad de vida de los pacientes a través de estrategias médicas, como el apego a los tratamientos antirretrovirales y otros medicamentos que ayudan a prevenir ciertas comorbilidades, como los males cardiovasculares.

En este sentido, las personas diagnosticadas con VIH SIDA evitan que su salud se deteriore, así como padecer diversas enfermedades a la par. En cuanto a las enfermedades cardiovasculares, es posible reducir su desarrollo hasta en un 8%, beneficio que se prolonga por 10 años —luego del diagnóstico—.

De acuerdo con Blanca Miriam de Guadalupe Torres Mendoza, responsable del Laboratorio de Inmunodeficiencias y Retrovirus Humano del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del IMSS, los pacientes deben ser atendidos de manera multidisciplinaria, es decir, además del tratamiento médico, deben acudir a revisiones rutinarias en las que se descarten ciertas afecciones de tipo infeccioso, como tuberculosis.

Conoce más: La importancia de asistir al médico si sospechas tener VIH

A decir de la especialista, los tratamientos han permitido que las personas con el virus alcancen un pronóstico de vida mejor que hace algunos años.

“Antes teníamos población de 25 o 30 años, ahora tenemos población mayor a 35 o 45 años que vienen a recibir tratamientos; el promedio de edad de los pacientes es de 45 o 48 años, pero tenemos pacientes de más de 60 años en tratamiento con los antirretrovirales”, señaló.

Es sumamente importante que ante la sospecha de haber adquirido el virus, se acuda con un especialista para practicarse la prueba ELISA —examen de laboratorio comúnmente usado para detectar anticuerpos en la sangre—, la cual ofrece el Sector Salud. Ésta no debe realizarse inmediatamente, sino dentro de un periodo de un mes a tres meses.

¡Cuídate! si tienes dudas al respecto, visita a un profesional en salud.

 

Vía: Notimex