La alimentación es una pieza clave durante el embarazo. Consumir los alimentos adecuados favorece una adecuada salud integral tanto de la mamá como del futuro bebé. En este contexto, los carbohidratos pueden ser un alimento de suma importancia, según un reciente estudio.

Seguir una dieta diaria baja en carbohidratos durante el embarazo podría aumentar el riesgo de tener un bebé con defectos congénitos graves, en comparación con mujeres embarazadas que no restringen su ingesta de carbohidratos, señaló Tania Desrosiers, profesora asistente investigadora de epidemiología en la Faculta de Salud Pública Global de la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos.

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista especializada Birth Defects Research, las embarazadas que seguían una dieta que reducía o eliminaba los carbohidratos tenían un 30% más de probabilidades de tener un bebé con defectos del tubo neural. Estos incluyen la espina bífida (malformaciones en la columna y la médula espinal) y la anencefalia (ausencia de partes del cerebro y el cráneo).

“Ya sabemos que la dieta materna antes y durante el principio del embarazo juega un papel significativo en el desarrollo fetal. Lo que es nuevo en este estudio es su sugerencia de que la ingesta baja de carbohidratos podría aumentar el riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural”, indicó Desrosiers.

Conoce más: 10 nutrientes necesarios durante el embarazo y la lactancia

La especialista apuntó que “esto es preocupante porque las dietas bajas en carbohidratos son muy populares” en la actualidad.

“Este hallazgo refuerza la importancia de que las mujeres que pudieran quedar embarazadas hablen con su proveedor de atención de la salud sobre las dietas o conductas de alimentación especiales que practican de forma rutinaria”, subrayó la experta.

El estudio detalla que este efecto se debe al ácido fólico. Se sabe este es un nutriente esencial durante el embarazo, el cual reduce el riesgo de defectos del tubo neural. La ingesta dietética de ácido fólico de las mujeres embarazadas que seguían dietas bajas en o sin carbohidratos era menos de la mitad que la de las mujeres que no limitaban los carbohidratos, concluyó la investigación.

La Asociación Americana del Embarazo destaca que las buenas fuentes dietéticas de ácido fólico incluyen alimentos como:

-Verduras de hoja verde.

-Frutas cítricas.

-Frijoles.

-Panes, cereales, arroz y la pasta fortificados.

 

Vía: Heath Day News