Más del 50 por ciento de la diabetes diagnosticada a niños y adolescentes, llamada de tipo 2, es causada por la obesidad. Ésta es la forma más común de diabetes en todo el mundo.

45_diabetes_estilo_vida

La diabetes significa una cantidad muy elevada de glucosa (azúcar) en la sangre. El aumento de este padecimiento ha crecido en la última década, y se relaciona en su mayoría con el aumento de peso y la mala nutrición,  y por tanto con la obesidad infantil.

Esta enfermedad que se relaciona con el sobrepeso es un problema que va creciendo cada día a nivel mundial, lo cual nos lleva a reflexionar sobre la necesidad de cambiar costumbres y hábitos alimenticios.

Consecuencias directas del mal estilo de vida

En general la alimentación desequilibrada y la falta de ejercicio reducen la acción de la insulina, la cual permite que el azúcar penetre en las células, donde se puede utilizar como energía;  todo ello  causa una alteración denominada resistencia a la insulina.

El cuerpo regularmente compensa la resistencia aumentando la producción de insulina, pero con el tiempo, la capacidad del páncreas para incrementar la producción no se mantiene y el azúcar en la sangre aumenta en forma progresiva, provocando finalmente una diabetes tipo 2. Se estima que el 25% de los niños obesos  padecen de resistencia a la insulina.

Consecuencias de la diabetes

Muchas personas con diabetes tienen la presión arterial y el colesterol elevados, lo cual puede dañar los vasos sanguíneos y causar ataques al corazón o al cerebro. Demasiada glucosa en la sangre puede dañar los ojos y los riñones, además de causar problemas con los pies, los dedos de los pies, las encías y los dientes.

Además de los factores genéticos que influyen en la diabetes, la mala calidad de ciertos productos alimenticios en cuanto a vitaminas y propiedades nutricionales,  han aumentado el riesgo de padecerla.

Recomendaciones médicas

La clave para controlar la diabetes es mantener la glucosa en la sangre lo más cerca posible al nivel normal. Un médico te puede orientar sobre el nivel de glucosa en la sangre que debes tener, así como enseñarte a  checar la glucosa sanguínea con un medidor de la misma.

Los carbohidratos son una buena fuente de energía para el cuerpo, pero si se consumen en exceso , se eleva el nivel de glucosa en la sangre. Entre los mejores carbohidratos que puedes consumir están los alimentos hechos de granos integrales, la leche con poca grasa o sin grasa y verduras y frutas frescas. Además, el estar enfermo o con mucho estrés hace que se eleve el nivel de glucosa en la sangre.

Mantenerte activo, llevar una correcta alimentación y seguir las recomendaciones de tu médico en cuanto a medicamentos, ayudan a reducir la glucosa en la sangre. Si tienes exceso de peso, perderlo también puede reducir la glucosa en la sangre.