,

Vivir este verano de pandemia no solo significa estar en riesgo de adquirir la COVID-19, sino también de mayores probabilidades de contraer la enfermedad de Lyme, así que es fundamental que te protejas de ella y sepas cómo evitarla, así lo indican expertos en salud.

La enfermedad de Lyme es causada por una bacteria transportada por algunas garrapatas y, si no se trata, puede causar graves problemas de salud.

Las garrapatas pueden vivir en cualquier lugar, pero prosperan en bosques y lugares húmedos, oscuros o cubiertos de vegetación.

«Corta el pasto», recomienda Tara Simmons, enfermera de salud comunitaria en el Centro Médico Milton S. Hershey del Sistema de Salud de la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State Health), en Estados Unidos. «Y si tus hijos tienen juegos en el patio que bordean los árboles, coloca una barrera de astillas de madera. Las garrapatas tendrán dificultades para cruzar un área seca y soleada».

Al caminar en prados y bosques, quédate en los senderos y usa ropa de colores claros, lo que hará más fácil que veas las garrapatas. También debes tratar la ropa y el equipo de senderismo con el insecticida llamado permetrina, aconsejó.

Asimismo, no confíes en los repelentes de insectos para prevenir las picaduras de garrapatas, agregó Simmons.

«Son buenos para mantener alejados a los mosquitos, pero no matan a las garrapatas, solo las repelen», indicó. «Las garrapatas pueden caminar sobre la piel rociada con el repelente y buscar refugio en un área del cuerpo que te haya faltado rociar, como una oreja».

Después de una caminata, quítate toda tu ropa y lávala, o simplemente colócala en la secadora, ya que las garrapatas no pueden sobrevivir al calor. Luego dúchate y verifica si hay garrapatas. Si lavas una garrapata antes de que se adhiera a tu piel, evitarás que te transmita la bacteria.

Conoce más: Pandemia de COVID-19, ¿complicaría la temporada de huracanes?

La forma correcta de eliminar una garrapata es con pinzas, así lo dicen los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

«Coloca la punta de las pinzas lo más cerca que puedas de la piel y lo más cerca posible de la cabeza de la garrapata, sujétala y tira hacia arriba», explicó Simmons. «No uses un cerillo, ni tampoco esmalte de uñas. Dichos remedios son peligrosos y pueden hacer que la garrapata penetre más en tu piel».

Si parte de la garrapata permanece en la piel, no te asustes. «Puedes intentar cavar un poco para sacar las partes restantes de la garrapata. O simplemente puedes limpiar el área con agua y jabón o alcohol. Tu cuerpo debería descomponer las partes de la garrapata de manera efectiva», aseguró Simmons.

Los primeros síntomas de la enfermedad de Lyme son síntomas de gripe con fiebre, dolores musculares, fatiga, dolores de cabeza y ganglios linfáticos inflamados.

Un síntoma seguro es que surja una erupción cutánea (sarpullido) donde te mordió el insecto. «Una erupción de ojo de buey es un síntoma revelador de la enfermedad de Lyme», advirtió Simmons. «Pero estas erupciones no siempre aparecen, y cuando lo hacen, pueden adoptar una forma distinta».

Es esencial tratar la enfermedad de Lyme lo antes posible, antes de que se desarrollen complicaciones. Si desarrollas una erupción de ojo de buey o síntomas parecidos a los de la gripe, consulta a tu médico.

«Si no estás seguro(a) si fuiste mordido(a), no tienes una erupción cutánea y saliste negativo(a) para COVID-19, tu médico podría examinarte para detectar la enfermedad de Lyme», refirió Simmons.

El tratamiento inicial típico para Lyme es el antibiótico doxiciclina. Si la enfermedad avanza, se pueden administrar antibióticos por vía intravenosa. Los síntomas en esta etapa pueden incluir rigidez severa en el cuello, parálisis facial, artritis, latidos cardíacos irregulares, mareos, dolor nervioso y falta de aliento.

«Una vez que esas complicaciones comienzan a ocurrir, el daño se manifiesta. Empiezas a tener impedimentos significativos», detalló Simmons. La tercera etapa de la enfermedad de Lyme puede desarrollarse meses o años después y causar artritis, entumecimiento de las extremidades y problemas neurológicos.

 

Vía: Health Day News