,

¿Sabías que las mujeres que diariamente consumen grandes cantidades de frutas y verduras pueden tener un riesgo menor de cáncer de mama, especialmente de tumores agresivos, que aquellas que comen menos vegetales? Así lo afirma un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard. En sus hallazgos, las verduras crucíferas como el brócoli y las verduras amarillas y anaranjadas tuvieron una asociación particularmente significativa con un menor riesgo de cáncer de mama.

«Aunque estudios previos sugieren una asociación, han tenido un poder limitado, particularmente para frutas y verduras específicas y subtipos agresivos de cáncer de mama», dijo la primera autora Maryam Farvid, investigadora científica del Departamento de Nutrición de dicha escuela. «Esta investigación brinda la imagen más completa de la importancia de consumir grandes cantidades de frutas y verduras para la prevención del cáncer de mama».

El estudio fue publicado recientemente en la revista International Journal of Cancer.

Los investigadores analizaron los cuestionarios de dieta presentados cada cuatro años por las participantes del Estudio de Salud de Enfermeras (88,301 mujeres, a partir de 1980) y el Estudio de Salud de Enfermeras II (93,844 mujeres, a partir de 1991). Los datos sobre otros posibles factores de riesgo de cáncer de mama, como la edad, el peso, el tabaquismo y el historial familiar de cáncer se tomaron de cuestionarios bienales (de dos años).

De esta forma, descubrieron que las mujeres que comían más de 5.5 porciones de frutas y verduras al día tenían un 11% menos de riesgo de cáncer de mama que aquellas que consumían 2.5 o menos porciones. (Una porción se define como una taza de verduras de hoja crudas, media taza de verduras crudas o cocidas, o media taza de frutas picadas o cocidas).

Conoce más: 4 tips de cuidado si estás recibiendo radioterapia

Para averiguar si los beneficios del consumo de frutas y verduras diferían entre varios tipos de cáncer de mama, los investigadores llevaron a cabo un análisis tomando en cuenta el estado del receptor hormonal del tumor y el subtipo molecular. Recordemos que los receptores hormonales son proteínas que se encuentran en el interior de las células o sobre ellas (en este caso los tumores) y que se pueden unir a ciertas sustancias de la sangre.

De esta forma, descubrieron que un mayor consumo de frutas y verduras se asociaba en particular con un menor riesgo de desarrollar tumores más agresivos, incluidos los tumores ER-negativos, así como los HER2-enriquecidos y los de tipo basal.

El trabajo previo de este grupo de expertos relacionó el riesgo reducido de cáncer de mama con una mayor ingesta de fibra, pero los beneficios de las frutas y verduras encontradas en este estudio parecen ser independientes del contenido de fibra, dijeron los investigadores. Esto sugiere que otros componentes de estos alimentos, como los antioxidantes y demás micronutrientes, también pueden ser importantes para reducir el riesgo de cáncer de mama.

«Si bien una dieta con muchas frutas y verduras se asocia con muchos otros beneficios para la salud, nuestros resultados pueden proporcionar un mayor impulso para que las mujeres aumenten su ingesta de frutas y verduras», destacó la autora principal Heather Eliassen, profesora asociada en la Escuela de Medicina de Harvard y la Escuela T.H. Chan de Salud Pública, y epidemióloga asociada en el Hospital Brigham and Women.

 

Vía: Harvard T.H. Chan School of Public Health