caminadorasUn nuevo estudio parece haber encontrado una explicación de cómo el ejercicio puede ayudar a mejorar los resultados de pacientes con cáncer de próstata.

Se sabe que los pacientes con cáncer de próstata que son más activos tienen un menor riesgo de recurrencia y de muerte por cáncer frente a aquellos que tienen muy poca o nula actividad. Sin embargo, la razón de esto sigue siendo poco clara.

Un estudio observó a 572 pacientes con cáncer de próstata y encontró que aquellos que caminaban a un paso más veloz antes de ser diagnosticados tenían vasos sanguíneos con un patrón más regular en los tumores de próstata que aquellos que caminan a menor velocidad.

Específicamente, los hombres que antes del diagnóstico caminaban a un paso más rápido (entre 5,31 y 7.4 kilómetros por hora) tuvieron un 8 por ciento patrones regulares en los vasos sanguíneos que aquellos con un paso más lento (2.4 a 4 kilómetros por hora), de acuerdo al estudio.

Estos descubrimientos serán presentados de manera oficial esta semana en la Conferencia de la Asociación Americana para le Investigación del Cáncer y la Fundación para el Cáncer de Próstata Sobre Avances en la Investigación del Cáncer de Próstata, que se realizará en San Diego, California .

“Investigaciones previas han mostrado que los hombres con tumores de próstata con un patrón más regular en sus vasos sanguíneos tienen una mejor prognosis -pronóstico- comparados con aquellos hombres que tienen tumores de próstata con patrones más irregulares de vasos sanguíneos”, señala Erin Van Blarigan, autora del estudio y profesora asistente en el departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de California, San Diego.

“Nuestros hallazgos sugieren un posible mecanismo mediante el cual el ejercicio puede mejorar los resultados de los hombres con cáncer de próstata”, apunta Van Blarigan. «Aunque se necesitan datos de estudios aleatorios y controlados antes de que podamos concluir que el ejercicio causa un cambio en la regularidad de los vasos sanguíneos o en los resultados clínicos de los hombres con cáncer de próstata, nuestro estudio soporta la evidencia creciente de los beneficios del ejercicio, como una caminata enérgica, para los pacientes con cáncer de próstata”, explicó.

Finalmente, la investigadora apunta que “es razonable hipotetizar que la misma explicación podría existir para los efectos benéficos en otros cánceres, y sería interesante examinar esto en estudios futuros.

VíaAsociación Americana para le Investigación del Cáncer