Si harás o estás haciendo trabajos de jardinería durante esta primavera, asegúrate de no plantar las semillas de los problemas en tu piel, así lo aconseja la doctora Sonya Kenkare, dermatóloga en Evergreen Park, Illinois.

«Las reacciones cutáneas adversas de la jardinería son muy comunes y pueden incluir mordeduras y picaduras de insectos, erupciones inducidas por las plantas, y cortes e infecciones», indicó.

«Si bien la mayoría de estas se pueden tratar fácilmente, algunas pueden ser graves y provocar la enfermedad de Lyme, una infección micótica, el tétanos o algo peor. Por eso es mejor prevenir que lamentar», agregó Kenkare en un comunicado de prensa de la Academia Americana de Dermatología.

Aquí te dejamos los consejos de esta experta:

1. Usa ropa protectora

La savia y las espinas de las plantas pueden dañar tu piel, y tocar algunas plantas puede causarte una reacción alérgica. Usa pantalones, una playera, camisa o blusa de manga larga, calcetines, zapatos que cubran tus pies y guantes gruesos de jardinería.

Conoce más: 3 consejos para cuidar tu piel en vacaciones

2. Ten cuidado con las plantas venenosas

Aprende a reconocer la hiedra venenosa, el roble y el zumaque, que causan una erupción en aproximadamente el 85% de las personas que entran en contacto con dichas plantas. El uso de una barrera de bloqueo de hiedra puede ayudar a evitar que la piel absorba el aceite vegetal que causa la erupción. RECUERDA: el aceite puede adherirse a tus herramientas de jardinería o ropa y luego transferirse a tu piel si los tocas. Si crees haber estado en contacto con estas plantas, lávate inmediatamente las manos, y también lava las herramientas y la ropa.

3. Protégete contra las plagas

Evita usar fragancias, ya que pueden atraer insectos. Si ves un insecto en tu piel, quítatelo en lugar de matarlo, lo que reduce el riesgo de que te muerda o te pique. Considera usar repelente de insectos. Después de la jardinería, revisa todo tu cuerpo en busca de garrapatas. Asegúrate de examinar los dedos de los pies, la línea del cabello, la ingle y las axilas, ya que las garrapatas prefieren las áreas cálidas y húmedas.

4. Utiliza protección solar

Aplica un protector solar de amplio espectro y resistente al agua con un FPS de 30 o más en la piel expuesta. Usa un sombrero de ala ancha y lentes de sol con protección UV. Trata de trabajar en la sombra. Si tu jardín no tiene sombra, créala colocando un paraguas. No hagas jardinería entre las 10 a.m. y las 2 p.m., cuando los rayos del sol son más fuertes.

5. Lee las etiquetas de los productos de jardinería antes de usarlos

Algunos productos de jardinería pueden causar problemas que van desde una erupción leve hasta quemaduras graves si se usan incorrectamente.

6. Trata inmediatamente cualquier herida para prevenir la infección

Limpia el área con agua y jabón y cúbrela con una venda. Mantén la herida limpia y cambia el vendaje con frecuencia hasta que sane.

Una vez que hayas terminado tu trabajo de jardinería, lo primero que debes hacer es ducharte y ponerte ropa limpia para evitar cualquier contacto posterior con la savia, el polen y otros posibles irritantes. Asegúrate de lavar tu ropa de jardinería antes de usarla nuevamente.

 

Vía: Health Day News