El cáncer es uno de los principales males que amenazan la salud integral de las personas. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta afección es la segunda causa de muerte en todo el mundo, solo por detrás de las enfermedades cardiovasculares.

Datos de la OMS calculan que anualmente casi una de cada seis defunciones en el mundo se deben a esta enfermedad. Según sus propias estimaciones, se prevé que el número de nuevos casos aumente aproximadamente en un 70% durante los próximos 20 años.

Aunque son cifras alarmantes, lo cierto es que pese a que aún no se detecta una razón por la cual se desarrolla esta enfermedad, sí existen una serie de factores de riesgo que se pueden disminuir. Además, la adopción de adecuados hábitos puede ser determinante en su prevención.

Un 40% de los cánceres son evitables adoptando hábitos de vida saludables”, aseguró José Miguel Acítores, director del Área de Salud Única de la Comunidad Autónoma de La Rioja, en España.

Conoce más: 5 hábitos para disminuir el riesgo de males cardiovasculares

En México, se calcula que casi 14 de cada 100 personas fallecen anualmente por enfermedades oncológicas, lo que representa la tercera causa de muerte en el país.

No obstante, la modificación de hábitos alimenticios, reducción del sedentarismo, y el no consumo de tabaco y alcohol podría evitar casi un tercio de estas muertes por cáncer, indicó Marcelo Dotti, representante en México de una importante firma farmacéutica.

Es por ello que, en el marco del Día Mundial contra el Cáncer -que se conmemora cada 4 de febrero-, a continuación te compartimos una serie de hábitos saludables que, de adoptarlos, pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer:

1 No fumar ni consumir algún tipo de tabaco.

2 Reducir al mínimo o evitar el consumo de alcohol.

3 Mantener un peso saludable según el género, edad y estatura.

4 Realizar ejercicio y/o actividad física moderada de forma constante (al menos 30 minutos cinco días a la semana).

5 Consumir un alto número de alimentos anticancerígenos (como brócoli o aceite de oliva extra virgen, por ejemplo).

6 Consumir lo menos posible carnes rojas.

7 Reducir el consumo de azúcares y carbohidratos muy procesados.

8 Protegerse de los rayos solares.

9 Recibir todas las vacunas correspondientes.

10 Acudir a revisiones médicas de forma regular.

 

Vía: Notimex, Organización Mundial de la Salud