Es una enfermedad viral con cuadro clínico similar a la viruela humana.

Desde 1970 se ha presentado de manera usual o endémica en las regiones de la selva tropical de África Central y Occidental, asociada principalmente a contacto con animales, como roedores y mamíferos, que transmiten la enfermedad hacia los humanos.

En 2022 se detectaron casos de transmisión entre personas fuera de estas regiones, dando lugar a un brote que actualmente afecta a 90 países y con más de 29,000 casos confirmados (OMS, 10 de agosto 2022), por lo que es necesario realizar esfuerzos internacionales para detener el contagio de la enfermedad de persona a persona.

Por ello, el 23 de julio de 2022 la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretó emergencia de salud pública de importancia internacional por la viruela símica, también conocida como viruela del mono.

¿Cómo se contagia?

Esta afección no se transmite fácilmente entre personas como sucede con COVID-19 o influenza. Para contagiarse es necesario el contacto físico personal y estrecho con alguien infectado y con síntomas, principalmente a través del contacto directo (piel con piel) con erupciones en la piel, fluidos corporales, secreciones de las vías respiratorias y, en menor medida, con objetos contaminados como ropa, ropa de cama y utensilios para comer usados por una persona con viruela símica.

Las formas y situaciones específicas de contagio aún están en investigación.


Los síntomas se presentan entre 5 y 21 días después del contagio.

Los primeros síntomas son:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolores musculares
  • Dolor de espalda
  • Poca energía o cansancio
  • Ganglios linfáticos inflamados

Estos síntomas iniciales se pueden confundir con algunas otras enfermedades, como COVID o Influenza, por ello hay que acudir de inmediato a tu unidad de salud.

Posteriormente aparecen erupciones en la piel, que es el síntoma específico de esta enfermedad. Estas erupciones en la piel se pueden confundir con otras enfermedades como varicela, herpes y sarampión. Por ello, es importante visitar al médico para tener un diagnóstico preciso.

Los recién nacidos, niñas y niños, mujeres embarazadas y las personas con inmunodeficiencias, pueden correr el riesgo de sufrir síntomas más graves e incluso morir por la enfermedad, aunque es poco probable.

Las personas enfermas pueden contagiar desde que inician síntomas y hasta que todas las lesiones de su piel hayan sanado por completo, por lo tanto, deben permanecer aisladas.

Los síntomas suelen durar de 2 a 4 semanas y, por lo general, desaparecen por sí solos. No hay un tratamiento específico disponible; para atender los síntomas, el profesional de la salud puede recetar algunos medicamentos que los disminuya.


¿Cómo evitar contagios de la viruela símica?

  • Evitar el contacto físico estrecho con personas positivas o con sospecha de enfermedad.
  • Lavado de manos frecuente con agua y jabón o solución alcohol gel.
Quienes conviven con personas afectadas por la enfermedad

  • Uso adecuado de cubrebocas al estar en contacto con la persona enferma.
  • No compartir alimentos, bebidas, cubiertos y platos, juguetes y otros utensilios.
  • Limpiar y desinfectar espacios donde se encuentra la persona enferma. Sin embargo, no se debe sacudir, barrer o aspirar la habitación ni la ropa de la persona para evitar el contagio.
  • Si es posible, no compartir el baño, o bien, desinfectarlo después de cada uso.

La persona enferma

  • No debe recibir visitas.
  • Debe usar ropa limpia que cubra todas las lesiones de su piel.
  • Debe usar correctamente cubrebocas cuando esté con quien la cuida.
  • En su caso, debe evitar usar lentes de contacto y no debe rasurar áreas del cuerpo con lesiones.

Si estuviste en contacto con una persona infectada vigila la aparición de cualquier síntoma en los siguientes 21 días y, en caso de presentarse alguno, evita el contacto estrecho con otras personas y acude a tu unidad de salud.

¿Existe una vacuna contra la viruela símica?

La vacuna contra viruela humana está aprobada para la viruela símica, su aplicación es prioritaria para personal de salud y personas vulnerables.

En México se eliminó la viruela humana en 1952, sin embargo, se siguió vacunando hasta 1972. Actualmente no se cuenta con una vacuna disponible.

Es importante saber que la vacuna contra varicela no protege contra la viruela símica.

La viruela símica es una enfermedad emergente a la que todos estamos expuestos.

Fuentes:

  1. Organización Mundial de la Salud. Viruela Símica. Actualización 19 de mayo de 2022. Disponible en: https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/monkeypox
  2. Gobierno de México. Secretaría de Salud. Guía para el manejo médico de los casos de Viruela Símica en México, 2022.
  3. Organización Mundial de la Salud. Declaración del Director General de la OMS en la rueda de prensa celebrada tras la reunión del Comité de Emergencias del RSI sobre el brote de viruela símica en varios países – 23 de julio de 2022. Disponible en: https://www.who.int/es/director-general/speeches/detail/who-director-general-s-statement-on-the-press-conference-following-IHR-emergency-committee-regarding-the-multi–country-outbreak-of-monkeypox–23-july-2022
  4. Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica. Aviso Epidemiológico CONAVE/04/2022/Viruela símica. 24 de julio de 2022.
  5. Brote de viruela símica 2022: Tendencias globales. Ginebra: Organización Mundial de la Salud, 2022. Disponible en línea: https://worldhealthorg.shinyapps.io/mpx_global/ (última vista:[10/agosto/2022].