Vivir con diabetes puede parecer complicado, niveles de glucosa que monitorear; recordar la hora en que debemos tomar los medicamentos; y comidas que planificar. Uno puede llegar a sentir que el padecimiento consume todo nuestro tiempo, si a esto sumamos planes alimenticios demasiado complicados, la confusión puede ser demasiada. Sin embargo, realizar un plan más sencillo para la alimentación podría ser una solución, al menos para el aspecto de la comida.

La Asociación Americana de Diabetes considera que el contar los carbohidratos que consumimos, puede ser una estrategia clave para mantener normales nuestros niveles de glucosa.

Lo básico del conteo de carbohidratos. Cuando ingerimos comida que contiene carbohidratos, los niveles de glucosa en la sangre se incrementan, para mantener nuestros niveles en un rango deseable, podemos comer las cantidades adecuadas de cada tipo de carbohidrato.

Éstos se presentan en tres formas: almidones, azúcares, fibras.

  • Los almidones, también conocidos como carbohidratos complejos, están en alimentos como los granos, las legumbres y vegetales almidonados como las papas y el maíz.
  • Las azúcares pueden ser naturales, como las que se encuentran en las frutas y la leche, o pueden ser adicionadas, como el jarabe de azúcar en las frutas enlatadas.
  • La fibra se encuentra en alimentos como las frutas, los vegetales, las nueces, las legumbres y los granos enteros.

Conocer el número de carbohidratos que se necesitan comer diariamente es muy importante para lograr que el conteo de éstos sea útil, esta cantidad se basa en diversos factores, incluyendo el nivel de actividad física y los medicamentos que se tomen para mantener el nivel de la glucosa. Es necesario trabajar en esto de la mano del doctor o el nutriólogo para aprender cuántos son los que se requiere consumir en cada comida. Por ejemplo, podría ser que se tuviera la meta de comer entre 40 y 60 gramos de carbohidratos por comida.

Planeando una comida con conteo de carbohidratos. Seguramente te estarás preguntando en dónde se puede encontrar el número de carbohidratos que contiene alguna comida. La respuesta es: en la etiqueta de información nutricional. Ahí se puede buscar el apartado en el que se indica el total de carbohidratos; este número representa la suma de los que provienen del almidón, azúcares y fibra.

Sin embargo, si no se tiene acceso a la tabla nutricional de los alimentos, por ejemplo si se está comiendo en un restaurante, la solución es tener en cuenta el número promedio por cada grupo de alimento.

TipoCarbohidratos (gramos)
Fibra    15
Fruta    15
Leche    12
Vegetales    5
Carne    0
Grasas    0

 

Siguiendo esta tabla podemos saber que una porción de avena con leche tiene 27 gramos de carbohidratos (15 gramos de la fibra + 12 gramos de la leche = 27 gramos totales).

Conocer los tamaños de las porciones es importante. Utilizar instrumentos de medición como cucharas, tazas, etc., pueden ayudar a mantener las porciones bajo control. También es útil tener en mente la cantidad de carbohidratos en algunas porciones de comida cuando no se puede tener una medida exacta. Por ejemplo, hay aproximadamente 15 gramos de carbohidratos en:

  • 1 pieza pequeña de fruta (4 onzas).
  • ½ taza de fruta enlatada o congelada.
  • 1 rebanada de pan (1 onza).
  • ½ taza de cereal cocinado.
  • ¼ de una papa grande al horno.
  • ½ taza de helado.
  • 2/3 de taza de yogur libre de grasas.
  • 1 taza de leche.
  • 2 galletas pequeñas.

 

Contar con un libro de referencia para el conteo de carbohidratos puede ser también de enorme utilidad.

Rellenando con fibra. Las fibras no son digeridas igual que otros tipos de comida, se puede restar la mitad de los carbohidratos totales de cualquier alimento que tenga más de cinco gramos de fibra en una porción. Un bono extra es que los alimentos ricos en fibra contribuyen a la salud digestiva y a sentirse satisfecho por más tiempo. Una dieta saludable debe contener al menos de 25 a 30 gramos de fibra diarios.

La mayoría de la gente obtiene menos de la mitad de la fibra que se requiere cada día, así que todo incremento de fibra en la dieta es un extra. El escoger productos de granos enteros nos puede ayudar a llegar a nuestra meta de consumo de fibra (además de obtener algunas de las vitaminas y minerales que se pierden en los productos refinados).

No todos los carbohidratos son creados iguales, es posible consumir la cantidad correcta, pero provenientes todos de los alimentos equivocados, por ejemplo, una pieza de fruta fresca tiene la misma cantidad de carbohidratos que media taza de la misma fruta enlatada, pero  comer una pera fresca es mucho más nutritivo, no solamente se evitan todas las azúcares refinadas, sino que se está obteniendo una dosis extra de fibra proveniente de la cáscara de la pera.

Recuerda contar los carbohidratos, realizando elecciones sanas en general e incorporando alimentos saludables en tu dieta para tener un plan adecuado de alimentación. Es importante también monitorear tus niveles de glucosa, tomar los medicamentos a tiempo y en casos específicos aplicar insulina.

Nota: El conteo de hidratos de carbono es una herramienta útil cuando ya se aplica insulina. En casos específicos, su control debe ser combinado con la dosis de medicamentos que consumes para disminuir los niveles de glucosa, para su aplicación requieres de un plan individualizado y
especializado para tus necesidades, pregúntale a tu médico y nutriólogo si ya estás listo y cómo hacerlo.

 

Vía: Health Library