Un niño gordito es un niño sanito

Falso: En los niños “gorditos” se incrementa el riesgo de padecer enfermedades graves.

En México hay niños obesos en los que se diagnostica el síndrome metabólico desde los 6 años. El síndrome metabólico incrementa la posibilidad de sufrir un infarto y paro cardiaco en niños y adultos.

“Vacúnate” contra el síndrome metabólico con un estilo de vida sano: come raciones pequeñas y realiza 30 minutos de ejercicio diariamente.

El que es panzón, así se queda

Falso: El que es panzón sí puede bajar de peso realizando pequeños cambios en sus hábitos.

Existe la creencia de que la obesidad se hereda. Aproximadamente sólo el 30% del problema de obesidad es genético; el otro 70% es un problema que se construye diariamente comiendo de más.

Esas pequeñas calorías extras todos los días son las que van provocando la obesidad.

La comida chatarra engorda rápidamente, y al dejar de consumirla se puede regresar a un peso sano con mucha facilidad.

Creo que puedo bajar de peso si me lo propongo…

Nuestras acciones van precedidas de nuestros pensamientos; éstos influyen en nuestra forma de actuar y nuestras conductas diarias.

Así como aprendimos a comer de más, podemos reaprender a comer sólo lo que nuestro cuerpo necesita.

¡Prográmate! Modifica tus pensamientos y no te des por vencido antes de iniciar la batalla. Así descubrirás que puedes bajar de peso fácilmente.

Deseo bajar de peso y tener salud. En mis manos está lograrlo.

 

Comer mucha fibra adelgaza

Falso: La fibra no impide que se absorban todas las calorías contenida en los alimentos, pero su exceso puede ser perjudicial porque evita que el intestino aproveche sustancias útiles como vitaminas y minerales.

En las etiquetas, la cantidad de fibra recomendada es de 25 gramos por ración.

 

Las verduras enlatadas son más saludables

Falso: Lo cierto es que en el proceso de elaboración y empaque, las verduras enlatadas pierden en gran parte sus vitaminas y minerales.

Las verduras congeladas se cortan e inmediatamente se congelan y empacan.

Son más aconsejadas porque este procedimiento permite que conserven su valor nutritivo.

 

Los alimentos congelados fritos y empanizados son saludables

Falso: Lo cierto que es que los alimentos fritos, capeados y empanizados que encuentras ya procesados utilizan en su elaboración grasas trans, que son perjudiciales, y para conservarlos les añaden cantidades de sal mayores a las recomendadas. Es por eso que no son muy convenientes.

 

Los suplementos en pastillas mejoran las defensas

Falso: Lo cierto es que puedes mejorar el sistema inmunológico o de defensas de tu cuerpo si consumes alimentos morados que contienen antocianinas, que es un Fito nutriente muy poderoso.

Lo encuentras en uvas, arándanos, berenjena y col morada.

 

Sólo los alimentos rojos protegen contra el cáncer

Falso: Lo cierto es que los alimentos verdes con luteína protegen contra el cáncer.

Entre ellos puedes incluir en tu plato la espinaca, el brócoli, el pimiento verde y el kiwi.

Tip: Dile alto al cáncer y adelante a una piel saludable. Elabora una pizza a base de tomate y brócoli. Los Fito nutrientes de estos alimentos te protegen y mejoran tu salud.

Combina Fito nutrientes con vitaminas y antioxidantes. Los Fito nutrientes en conjunto con las vitaminas A,C, y E, con minerales como el selenio, zinc y cobre, y con ácidos grasos, esenciales y omega 3 combaten muchas enfermedades porque atacan los principales mecanismos de daño que son la inflamación y la oxidación.

 

Al comer un producto empacado, estás comiendo la cantidad de alimento que indica el empaque

Falso: Muchas veces, el tamaño que indica la etiqueta se refiere a la cantidad correspondiente a una sola porción, pero el producto empacado puede contener más de una porción.

Por ejemplo en el caso de los yogurts, el tamaño de la porción se indica como 100 gramos, pero el envase contiene en algunas ocasiones 150 gramos.

Así, si el yogurt dice 100 calorías por 100 gramos y el envase es de 150 gramos, cuando consumes todo el yogurt.

 

Los productos light no aumentan triglicéridos y colesterol

Falso: Muchos productos light sólo eliminan azúcar.

Si tienes triglicéridos y colesterol altos, revisa el contenido de grasa en las etiquetas o si el producto está elaborado con grasas saturadas como manteca, mantequilla, aceite de coco, de palma o margarina, que son grasas trans.

La recomendación de grasa en menos de 8 gramos por ración.

Tip: Hace 20 años las personas no eran obesas y casi no había productos light.

Al consumir productos light, es necesario que lo hagas como un intercambio de otros alimentos equivalentes en calorías. De otra manera, si piensas que por ser light puedes comerlos sin problemas, entonces te pueden engordar fácilmente.

 

Ningún producto light engorda

Falso: Lo cierto es que hay productos que dicen light y que sí contienen calorías.

Los productos light a veces lo reducen la cantidad de azúcar, pero los demás ingredientes sí contienen calorías y sí te hacen subir de peso.

Tip: Cuida tu salud y tu dinero. Selecciona con cuidado tus compras y compara productos normales con productos light.

Te sorprenderá ver que en algunas ocasiones el contenido en calorías de los productos light no es menor y el costo puede ser casi del doble.

Intenta fabricar tus propias golosinas bajas en calorías. Prepara agua de limón o jamaica y congélala en moldes de paletas. También puedes cocinar palomitas con poca grasa y poca sal.

 

Los productos reducidos en grasa bajan de peso

Falso: Los productos formulados con una reducción en grasa contienen 25% menos de grasa que los productos normales, pero esto no quiere decir que estén libres de grasa, que no contengan calorías y que se puedan consumir libremente sin que te hagan aumentar de peso.

Tip:El valor diario que aparece en las etiquetas como valor deseable se basa en dietas de 2000 a 2500 calorías.

El porcentaje de valores diarios recomendados en las etiquetas equivale a los valores contenidos en una ración de la dosis diaria recomendada basada en 2000 calorías.

Si deseas bajar de peso, ten presente que probablemente necesites menos de 2000 calorías al día. Selecciona los alimentos que tienen valores diarios elevados de fibra, vitamina y minerales, en lugar de aquéllos con valores altos de grasa, azúcar y sal.

 

La sucralosa, producen caries

Falso: Diversos estudios en animales mostraron que la sucralosa (endulzante sin calorías) no tiene ningún efecto sobre el metabolismo de las bacterias, por lo que no induce o promueve el desarrollo de caries.

Los estudios en la placa dental bacteriana en humanos concluyeron que la sucralosa no es una sustancia acido génica, por lo que no produce caries.

 

La hipertensión arterial es una enfermedad de adultos

Falso: Lo cierto es que también se puede presentar en niños.

Lo niños o adultos pueden padecer de presión alta, específicamente por enfermedades como la obesidad.

La grasa llamada colesterol tapa arterias y venas y esto aumenta la presión sanguínea.

Por eso es necesario que tu medico te tome la presión desde los 3 años, cuando menos un vez al año. Lo cierto es que medir la presión es algo muy fácil y no duele. Se coloca una banda en el brazo o muñeca y en menos de 5 minutos se registra la presión.

Tip: El sobrepeso y la obesidad aumentan la presión.

Mantener un peso saludable evita que el corazón trabaje de más y se enferme, no consumas raciones muy grandes: eso engorda.

Tip: Un plato menos brilloso es igual a un corazón saludable. Mucha grasa al guisar tapada las arterias y venas. Esta grasa se pega en las paredes de las arterias y venas tapándolas.

Evita consumirlas en grandes cantidades y cuida tu corazón.

 

Es mejor usar margarina que mantequilla

Falso: Lo cierto es que la margarina es una grasa trans.

Las grasas trans son moléculas que por su forma se adhieren más a las paredes de arterias y venas.

No compres productos que en las etiquetas digas que están elaborados con grasas trans o hidrogenadas.

 

Los niños no se enferman del corazón

Falso: Mucha gente cree que los niños no se pueden enfermar del corazón.

Lo cierto es que niños y niñas pueden nacer con problemas del corazón o enfermarse después de tener infecciones, especialmente de la garganta.

 

Las vitaminas engordan

Falso: Lo cierto es que las vitaminas son una parte del alimento que no contiene energía. Esta es la razón por la que las vitaminas no engordan.

Recuerda que son una parte muy importante de la alimentación.

 

La fibra solo la encuentras en los cereales

Falso: También la encuentras en las frutas y las verduras. Hay que consumir la fruta de manera natural y no en jugos.

Al exprimir una naranja la fibra se queda en los gajos y en el jugo solo se concentran los hidratos de carbono.

 

La dieta de la luna ayuda a bajar de peso

Falso: La dieta de la luna o las dietas de “moda” no ayudan a bajar de peso y ponen en riesgo tu salud.

En realidad, las dietas ya pasaron de moda pues son soluciones falsas.

Siempre causan rebote y muchas veces provocan enfermedades graves.En esta época de grandes avances científicos se sabe ya que los kilos de más sólo logran bajarse con un estilo de vida sano.

Consume porciones más pequeñas y haz ejercicio.Y lo más importante, no olvides acudir con un nutriólogo y con tu médico para empezar un plan de alimentación adecuado que te permita bajar de peso sanamente.

 

Cuando estoy embarazada debo comer lo doble para que mi bebé nazca sano y fuerte

Comer de más durante el embarazo ocasiona obesidad y riesgo de padecer diabetes durante el embarazo

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que desarrollan las mujeres embarazadas cuando tienen factores de riesgo como:

  • 1. Exceso de peso antes de embarazarse
  • 2. Tener un familiar cercano con diabetes
  • 3. Ser mexicana
  • 4. Tener un diámetro de cintura mayor de 80 cm antes del embarazo.

Cuando la mujer se embaraza y come de más, el trabajo normal del páncreas se complica por la mayor cantidad de azúcar en sangre y por las hormonas de la placenta, que son contrarreguladoras (hacen el trabajo opuesto al de la insulina).

En respuesta, el páncreas debe trabajar “a marchas forzadas” para producir una mayor cantidad de insulina y regular los niveles de azúcar en sangre.

En virtud de este esfuerzo anormal, la insulina que el páncreas empieza producir es “de mala calidad”, lo que provoca que el azúcar en sangre no logre regularse adecuadamente.

Esto se traduce en un mayor riesgo de padecer diabetes durante el embarazo, la cual se conoce como diabetes gestacional.

Si la diabetes gestacional no se controla, ello puede ocasionar abortos o que los bebés nazcan con malformaciones.

También, en la diabetes gestacional, la gran cantidad de azúcar circulando en sangre afecta el páncreas del bebé, lo que incrementa su factor de riesgo de padecer diabetes más adelante.

Te recomendamos acudir con tu médico y tu nutriólogo para controlar tu peso mediante una alimentación adecuada y ejercicio, y para cuidar así de tu salud y la de tu bebé durante el embarazo. Esto te evitará problemas durante y después del embarazo.