El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) ataca a las células del sistema inmunológico y altera o suprime su función, siendo éste incapaz de combatir infecciones y enfermedades. La infección en sus etapas avanzadas se conoce como Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA); si bien anteriormente era catalogada como una enfermedad mortal, en la actualidad, gracias a los tratamientos retrovirales, es considerada como una enfermedad grave crónico degenerativa.

A pesar de lo anterior, el VIH se mantiene como uno de los agentes infecciosos más mortíferos en el planeta, ya que durante los últimos 30 años ha costado la vida a 25 millones de personas.

El contagio no sucede como resultado de contacto cotidiano como son besos, abrazos apretones de mano o por compartir objetos.

Cuando sucede el contagio el organismo desarrolla anticuerpos contra el virus entre 3 y 12 semanas después de sucedido. Sin embargo, estas sustancias producidas por el sistema inmune cuando detecta una infección, no son capaces de detener al VIH. La fase avanzada de la infección aparece en un periodo que puede ir de 2 a 15 años después del contagio, dependiendo de la persona.El contagio del virus se da mediante relaciones sexuales vía vaginal, anal u oral con una persona infectada, a través de transfusiones de sangre contaminada o compartir jeringuillas o agujas. Otra forma de trasmisión es durante el embarazo, parto y lactancia. El contagio no es posible que suceda como resultado de contacto cotidiano como son besos, abrazos apretones de mano o por compartir objetos (evitar el uso compartido de rastrillos y cepillos de dientes), alimentos o bebidas.

En sus estadios avanzados, el SIDA se puede definir por la detección de algunas de las más de 20 infecciones oportunistas o cánceres relacionados con el virus de inmunodeficiencia humana.

centramerica

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y ONUSIDA señalan que a finales del año 2011 existían en el mundo aproximadamente 34,2 millones de personas infectadas por el virus. Ese año, agregan, aproximadamente 2.5 millones de personas contrajeron la infección y 1.7 más murieron por causas relacionadas con el SIDA. Ambas organizaciones afirman que aproximadamente dos tercios de las infecciones suceden en el África Subsahariana.

En México, según datos contenidos en el informe VIH /SIDA en México 2012, elaborado por el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA , en 2011 había 147 mil 137 personas viviendo con VIH en el rango de edad entre 15 y 49 años, es decir una prevalencia del 0.24%. El total de personas viviendo con el virus, tomando en cuenta todos los rangos de edad, actualmente se estima en unos 195 mil personas.

En el caso del VIH, los factores de riesgo se refieren a comportamiento y algunas afecciones. Entre los comportamientos de riesgo se encuentra el coito vaginal o anal sin protección, compartir agujas o jeringas contaminadas, soluciones para diluir drogas, inyecciones o transfusiones sin garantías de seguridad, procedimientos médicos que incluyan cortes o perforaciones con instrumental no esterilizado.

En México la vía de transmisión de mayor incidencia es la vía sexual, tanto en población homosexual como heterosexual.

Otros factores de riesgo –además del uso de drogas inyectables- son la violencia sexual, la falta de atención prenatal y durante el parto en mujeres embarazadas.

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, los hombres reportan un mayor uso del condón en comparación con las mujeres, lo cual se convierte en un factor de vulnerabilidad en las mujeres, relacionado con inequidad de género. Entre los grupos de riesgo se encuentra, según datos de ONUSIDA del 2013, hombres que tienen sexo con hombres, personas que usan drogas inyectables, personas dedicadas al trabajo sexual.