La profilaxis previa a la exposición, o PrEP por sus siglas en inglés, es un medicamento que algunas personas pueden tomar antes de entrar en contacto con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), lo que les ayuda a prevenir una infección por dicho virus.

La PrEP es para personas que corren un riesgo a largo plazo de contraer el VIH, ya sea mediante la actividad sexual o la inyección de narcóticos. Si estás tomando PrEP y entras en contacto con el VIH, el medicamento evita que el virus se desarrolle dentro de tu cuerpo.

Puede ser candidato(a) para PrEP si:

  • Tienes una pareja sexual con VIH.
  • Tienes una pareja sexual que no conoce su estado serológico.
  • Tienes múltiples parejas sexuales.
  • Has sido diagnosticado(a) con una enfermedad de transmisión sexual en los últimos 6 meses.
  • Compartiste agujas u otros dispositivos para consumir drogas.

La PrEP también puede ser útil para las personas que han usado PEP (profilaxis posterior a la exposición) varias veces en el pasado. Además, las personas que han usado PEP pero continúan con prácticas como las mencionadas anteriormente pueden beneficiarse de la PrEP.

Actualmente, existen dos medicamentos PrEP que están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). Ambos solo están disponibles con receta médica. Si deseas comenzar con la PrEP, habla abiertamente con tu médico sobre tu estilo de vida. Ella o él podrán decirte cuál de los dos medicamentos es mejor para ti. La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) recomienda que los médicos ofrezcan profilaxis previa a la exposición con terapia antirretroviral, que es eficaz para las personas que tienen un alto riesgo de contraer el VIH.

Conoce más: ¿Cómo afecta el VIH a la piel?

Consideraciones importantes

Antes de que tu médico te recete la PrEP, debes dar negativo en la prueba de VIH. Solo puedes tomar PrEP si eres VIH negativo. Asimismo, debes permanecer VIH negativo mientras tomas el medicamento.

Una vez que tu médico te dé una receta, es muy importante que tomes el medicamento exactamente como te lo indique. Es importante hacerlo a la misma hora todos los días y no olvidarte de las dosis. Esto para que pueda acumularse en tu sistema y prevenir el VIH si entras en contacto con él. Si no tomas el medicamento según lo recetado, es posible que no tengas suficiente en tu cuerpo para combatir una infección por VIH. El medicamento suele ser efectivo entre los 7 y 21 días posteriores a comenzar a tomarlo.

Mientras tomas el medicamento, debes visitar a tu médico cada 3 meses. Se te hará una prueba de VIH para que ambos se aseguren de que todavía eres VIH negativo. Además, tu médico puede hacerte pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual (ITS), como gonorrea y clamidia. Algunas ITS pueden dificultar el funcionamiento del medicamento PrEP y facilitar el desarrollo de VIH, incluso si estás tomando PrEP.

No obstante, si la tomas correctamente, la PrEP es eficaz. Puedes reducir tu riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales en más del 95%, y de contraerlo por una inyección de estupefacientes en más de un 70%.

 

Fuente: American Academy of Family Physicians.