El agua embotellada se ha convertido en la opción de bebida de más rápido crecimiento en países como México o Estados Unidos, así lo indica la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de nuestro vecino del norte.

En Estados Unidos por ejemplo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) regula el agua embotellada como un alimento envasado en virtud de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos. De manera similar, la Dirección General de Control Sanitario de Productos y Servicios, dependiente de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) de la Secretaría de Salud, es la encargada de llevar a cabo la citada regulación en nuestro país, bajo la Norma Oficial Mexicana NOM-201-SSA1-2015, la cual establece las características y especificaciones sanitarias que deben cumplir el agua y el hielo para consumo humano que se comercializa preenvasado o a granel.

Conoce más: ¿Puedo beber agua si me indicaron ayuno?

Además de esta información sobre las instituciones y leyes que regulan la comercialización del vital líquido en envase, es importante que conozcas los diferentes tipos de agua embotellada que están a la venta y sus características principales, pues son los que tú y los tuyos consumen en su día a día. La EPA los define de la siguiente forma:

  • Agua artesiana, agua subterránea, agua de manantial, agua de pozo: estos tipos de agua provienen de acuíferos subterráneos, que pueden o no tratarse.
  • Agua destilada: el vapor del agua hirviendo se recondensa y se embotella. La destilación del agua mata los microbios y elimina los minerales naturales del agua.
  • Agua potable: agua destinada al consumo humano y sellada en recipientes que pueden contener desinfectantes considerados “seguros”. También se puede agregar fluoruro para ayudar a proteger los dientes.
  • Agua mineral: agua subterránea que naturalmente contiene 250 o más partes por millón del total de sólidos disueltos.
  • Agua purificada: agua que ha sido tratada para cumplir con la definición de agua purificada de las instituciones de salud. El agua purificada es esencialmente libre de todos los productos químicos y también puede estar libre de microbios si se trata por destilación.
  • Agua carbonatada, agua gaseosa, agua mineral, agua con gas y agua tónica: se consideran bebidas gaseosas y no están reguladas como agua embotellada.

 

Vía: Health Day News / Diario Oficial de la Federación