Tener pesadillas al dormir suele ser común en niños y adultos, sobre todo si se sienten inseguros o se encuentran atravesando por una situación estresante. Sin embargo, existe otro problema de sueño similar que tiende a confundirse: los terrores nocturnos.

Se trata de episodios más súbitos que las pesadillas, en donde la persona que lo sufre se despierta rápidamente en un estado aterrorizado.

Conoce más: 5 consejos para que puedas dormir mejor

Los terrores nocturnos suelen presentarse principalmente en niños -se calcula que aproximadamente el 40% de los pequeños puede llegar a padecer uno-, sin embargo, también pueden afectar a adultos, aunque en menor medida.

¿En qué consisten?

La persona que experimenta estos episodios suele presentar uno o varios de los siguientes comportamientos:

-Sudoración, respiración pesada y pulso agitado.

-Sentarse en la cama.

-Gritar o llorar desconsoladamente.

-Patear y golpear.

-Dificultad para despertarse (en caso de lograrlo, la persona mostrará confusión).

-Presentarse inconsolable.

-Mirada fija con los ojos abiertos y pupilas dilatadas.

-Bajarse de la cama y caminar.

-Comportamiento agresivo (es más común en el caso de los adultos).

¿Qué los provoca?

Se clasifican como una parasomnia, que es una conducta o una experiencia no deseada durante el sueño. Si bien no existe una causa concreta que los provoque, hay varios factores que pueden repercutir en la aparición de ellos, como lo son:

-Privación del sueño.

-Cansancio extremo.

-Estrés.

-Interrupciones en el horario para dormir, ocasionadas por viajes o interrupciones del sueño.

-Fiebre.

¿Son para preocuparse?

Aunque presenciar uno de ellos suele ser perturbador para familiares, amigos y seres queridos, médicamente no hay una razón para considerarlos como una causa de preocupación. Aún así, se recomienda acudir con un especialista en los siguientes casos:

-Se dan con demasiada frecuencia.

-Interrumpen el sueño de manera regular, ocasionando somnolencia excesiva.

-Están acompañados de otros síntomas.

-Han causado lesiones en la persona que los sufre o en alguien más.

¿Qué hacer ante uno de ellos?

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), recomienda a quienes presencien a una persona experimentar un terror nocturno seguir las siguientes recomendaciones:

-Mantener la calma y esperar hasta que quien sufre el episodio se tranquilice.

-Acompañar a la persona, pero no intervenir ni interactuar con ella, a menos que esté en riesgo de hacerse daño.

-No tratar de despertar a la persona. Probablemente no reconozca a quien esté tratando de ayudar y se agite más.

-Una vez que el episodio pasó, despertar a la persona, ya que si se duerme inmediatamente después, podría desencadenarse otro episodio.

 

Vía: BBC, Medline Plus